Martes , 27 Junio 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› +CULTURA ›› Arden las palabras… testimonios de la censura
Arden las palabras... Sonia Torres, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Córdoba, y los poetas Claudio Suárez y César León Vargas recuerdan episodios personales ligados a la cesura en la dictadura militar.

Arden las palabras… testimonios de la censura

La Agencia Córdoba Cultura distribuyó 30 mil plaquetas de poesía para honrar la memoria de las personas desaparecidas por el terrorismo de Estado durante la dictadura militar (1976-1983). La actividad se llevó a cabo en la Biblioteca Córdoba y en todos los espacios que dependen del organismo provincial con motivo del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.

La plaqueta Letras por la Memoria tiene un texto escrito por la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Córdoba, Sonia Torres, con relación a la búsqueda de su nieto, y un poema de Roberto Santoro, poeta detenido y desaparecido. Además, reúne textos de los escritores cordobeses Carlos Garro Aguilar, Bernardo Schiavetta, Claudio Suárez, Leandro Calle, Gonzalo Vaca Narvaja, Graciela Bialet, Mónica Flores, Susana Romano Sued, César “León” Vargas y Hernán Jaeggi.

A 41 años del sangriento golpe a la Democracia en Argentina, ocurrido el 24 de marzo de 1976, la Agencia Córdoba Cultura solicitó tres testimonios sobre la censura durante aquel tiempo del desprecio.

Sonia Torres revela de qué manera se desprendió de los libros de la biblioteca de su hija, Silvina Parodi de Orozco, a quien se la secuestró, dio a luz en cautiverio y fue desaparecida junto a su esposo, Daniel. El poeta Claudio Suárez cuenta la historia de un premio literario, el premio Leopoldo Marechal, cuya edición fue censurada por la Municipalidad de Córdoba; mientras que el poeta César León Vargas relata la pérdida de su tesoro de papel, los libros de su biblioteca, y su resistencia por medio de la palabra.

Biblioteca de los prohibidos
El 22 de marzo de 2006, la Legislatura de la Provincia de Córdoba creó la Comisión y Archivo Provincial de la Memoria (Ley 9286), cuya sede está en el pasaje Santa Catalina.

En ese lugar, situado en el casco histórico de la ciudad, funcionó el Departamento de Informaciones de la Policía de la Provincia de Córdoba (D-2); a la vez, sirvió como centro clandestino de detención durante la última dictadura militar.

El Archivo Provincial de la Memoria tiene una Biblioteca de Libros Prohibidos, la primera en su tipo en el país. El catálogo de autores y libros que fueron objeto de censura, sacados de circulación e incluso quemados, está a disposición del público mediante el sitio de la Comisión Provincial de la Memoria –www.apm.gov.ar– en el recuadro Publicaciones.