domingo , 24 octubre 2021
Home ›› DE TEMPORADA ›› Aventura y naturaleza en las yungas a minutos de San Miguel de Tucumán.
Aventura y naturaleza en las yungas a minutos de San Miguel de Tucumán.

Aventura y naturaleza en las yungas a minutos de San Miguel de Tucumán.

A pocos minutos de la ciudad capital de la provincia, San Miguel de Tucumán, la exuberancia de la naturaleza es la clave del paisaje. Son las Yungas, una eco-región única que distingue al territorio tucumano por el entorno natural, refrescante, suave. Capital Nacional del Senderismo, ofrece un sinfín de actividades al aire libre, de aventura y la oferta gastronómica con opciones imperdibles para los visitantes.


Los habitués dicen que han contado más de cien curvas para llegar a la cima del cerro San Javier, a unos 25 kilómetros de San Miguel de Tucumán, donde la travesía por Ruta Provincial 340 permite un fácil acceso a un portal atrapante: Las Yungas.

Es realmente una exuberancia verde que abraza al visitante. Esta eco región única que une a Tucumán con todo el Norte argentino y se extiende hasta el sur del Perú, con sus especies nativas, tiene la delicada importancia de retener el agua y mantener el equilibrio de la biodiversidad.

Es aquí, donde la ciudad de San Miguel de Tucumán y sus alrededores ofrece su impronta de destino de turismo de naturaleza por excelencia, y donde su oferta de recreación, deportes náuticos, ciclismo, parapente, cabalgata y golf se practican en medio de un ecosistema que lo convierten también en la Capital del Senderismo.

Los tucumanos lo saben y es común ver en el recorrido hasta el cerro San Javier a personas de todas las edades practicando actividades aeróbicas o simplemente caminando durante el viaje que en una mirada rápida sobre un mapa le mostrará los destinos de: Yerba Buena; Villa Nogués; San Pablo, San Javier, El Siambón, Raco y El cadillal.

La riqueza de esta región nunca estuvo tan cerca como ahora, con la puesta en valor y el crecimiento de la oferta de servicios que la convirtió en un “imperdible” no solo para los propios tucumanos, sino también para los vecinos de la región y visitantes del todo el país, que buscan la combinación de aire libre, naturaleza, actividades, buena comida y confort. Ejes motivacionales que predominan en pandemia y que llegaron para quedarse.

En Yerba Buena se despliega la oferta de golf en canchas de primer nivel internacional, y un amplio abanico de ofertas citaditas, desde diversos centros comerciales; salas 3D para disfrutar del cine y un sinfín de propuestas gourmet, cervecerías, restaurantes y bares para todos los gustos. Ahí, casi en medio de la naturaleza. En esta zona, además, se puede visitar la Reserva Experimental Horco Molle y el Jardín Botánico. Circuito que se completa con un recorrido por el Parque Percy Hill.

Siguiendo entre los verdes cerros por la Ruta Provincial 339, pasamos por la sede de la Universidad San Pablo, que alguna vez albergo al histórico Ingenio San Pablo, al cual debe su nombre. A unos pocos kilómetros llegamos a Villa Nougués, una exclusiva villa veraniega construida entre lomas y quebradas. Muchos eligen el relax y el confort que ofrece este lugar, y optan por conocer el Camino de los fundadores y la Capilla medievalista de 1899. Al llegar a San Javier, lo primero que llama la atención a los visitantes es el monumental Cristo Bendicente, desde donde se pueden apreciar vistas panorámicas de la ciudad, sus alrededores y la Cascada del Río Noque en el Parque Sierras San Javier.

Por Cielo. Si lo que más le atrae es la adrenalina, es en este sitio donde se realiza uno de los deportes más emocionantes que ofrece el territorio tucumano: El parapentismo. Aquí está todo pensado. El lugar se llama Loma Bola y con reserva previa, el vuelo de bautismo es la elección de quienes recalan en estas latitudes y experimentan la maravillosa sensación de sobrevolar los paisajes tucumanos. Uno de los expertos en este deporte es Raúl Fort quien dirige el Club de Vuelo Libre Los Pinos: “El vuelo se hace desde el cerro San Javier, en Loma Bola, con servicios y comodidades en el parador, donde muchos simplemente se quedan a mirar. No se necesita experiencia, cómo es biplaza, cada vuelo de bautismo, se hace con un instructor, es súper suave, lento, muy tranquilo, se realizan vuelos con niños, con gente mayor, es para toda la familia”, dice y añade que el vuelo dura entre 15 a 20 minutos, pero para esta primera experiencia no se necesita saber nada y depende también del clima, siendo los horarios más habituales entre el mediodía y la siesta.

Por Tierra. El senderismo impulsa a este territorio como una de sus actividades estrellas. El ascenso al Cerro San Javier lo ubica en el puesto número uno en el ranking de esta actividad porque está inmerso en las yungas tucumanas un paisaje único y está a tan sólo 25 minutos de la ciudad y muy sencillo de llegar desde la Avenida Aconquija en Yerba Buena por Ruta Provincial 338.

Para Eduardo Federico Olea, quien dirige “Caminata en las Sierras” un emprendimiento de servicios turísticos especializado en caminatas y trekking con sede en San Javier: “Las caminatas pueden ser en grupos y son para gente de todas las edades que no tengan dificultades para caminar”, cuenta y explica que los interesados deben hacer reserva previa y la excursión se puede diseñar a medida de acuerdo a la aptitud física y motivaciones de la persona. “Hay propuestas de trekking que tienen distintos niveles de dificultad como la que sigue senderos por los cerros y dura unas cuatro o cinco horas, depende el ritmo. Pero se conoce la vegetación y hasta se disfruta del avistaje de aves”, relata el emprendedor y advierte que siempre hay que estar atentos al clima, porque la lluvia impide su realización.

A cabalgar. Una travesía de culto para los apasionados de los caballos es una propuesta mínima de dos días en los que se recorre a caballo desde las yungas hasta los pastizales de altura saliendo desde Raco. “Es de dificultad media”, dice Nicolás Paz Posse que diseña estas cabalgatas desde hace más de quince años y que nacido y criado aquí, sabe de cielos, estrellas, monte y caballos. Y de travesías a través de las cuales conoce al detalle la riqueza de la vegetación y las montañas, en este caso el cerro que le da el nombre a su emprendimiento Cabra Horco Expediciones.

Pasando El Siambon y Raco y retomando la Ruta Nacional 9, se accede a la villa turística de El Cadillal, famosa por el dique Celestino Gelsi, el mayor espejo de agua de la provincia. un sitio ideal donde se practican actividades acuáticas como Windsurf, kitesurf, paseos en lancha y catamarán.

Un pionero de los deportes náuticos como Diego Sebastián Budeguer de Tucumán Kayac Club, estudió y se profesionalizó en turismo aventura en distintos territorios como Noruega, Italia, Eslovenia y España. Los más de veinte años en la metié lo condujeron desarrollar el emprendimiento El Cadillal, en la costa del Dique Celestino Gelsi donde fijó su base operativa junto al bar La Isla y está armando su nueva parada. “Lo clásico son los kayac. Son súper estables y cualquier persona sin experiencia previa los puede disfrutar”, explica y advierte que “el que no se anima mucho, puede remar junto con un instructor porque son dobles”.

El experto cuenta que para los más aventureros ofrecen una propuesta de unas de cuatro horas de duración, que comprende una remada hasta la Tercer bahía, un punto en la costa del Dique y allí descienden y practican un rappel de 15 metros, disfrutan de un snack y vuelta a remar para retornar al punto de inicio. “Salvo los días de lluvia y mucho frío, todos los días del año estamos abiertos para el kayac, y un sin fin de actividades náuticas y de aventura”, contó.

Una de las últimas novedades dentro de la villa turística fue la construcción de Puerto Argentino, en el cual, el Ente de Turismo de la Provincia tuvo gran participación y hoy está a cargo de numerosas acciones dentro del mismo que obligan a una parada en el recorrido por la diversidad de servicios que ofrece el lugar: bares y restaurantes, heladería, oficina de informes turísticos, cajeros automáticos, baños públicos, un teatro griego, entre otros.

Un paseo en aerosillas muestra las vistas panorámicas más impactantes de su bio diversidad cuando se accede a la cima del Cerro Médici. Allí se puede visitar el Museo Arqueológico El Cadillal (MAC), con destacadas piezas que recorren desde la cultura Candelaria, Ciénega, Santa María, Tafí; Belén, Aguada y Cóndor Huasi.

La arqueología y la naturaleza se unen en este paseo que invita a conocer la Reserva Natural Aguas Chiquitas, ubicada en las márgenes de las Sierras de Medina, dentro un ecosistema de selva montana con abundante vegetación y un arroyo que forma saltos y lagunas.

El abanico de posibilidades que representa la Villa turística es un anclaje para los visitantes que llegan a San Miguel de Tucumán y pueden disfrutar muy cerca la eco región de Las Yungas.

Los deportes náuticos, la aventura, el vuelo en parapente, el golf las cabalgatas forman parte del abanico de opciones que subyuga a los visitantes con la exuberante vegetación en un escenario de cordones montañosos que invitan a disfrutar de un tiempo de esparcimiento y relax.

OPTATIVOS:

A puro senderismo
Desde las yungas hasta los pastizales de altura, la provincia ofrece una red de eco sendas que permiten disfrutar de la naturaleza caminando. Cerquita de San Miguel de Tucumán las yungas son una invitación para recorrer esta naturaleza en estado puro.

El funicular. Ideal para realizar en familia y lleva unos 45 minutos hacerlo. El sendero de 1.8 km aprox. Es de baja dificultad y se encuentra en el Parque Sierras de San Javier. En este recorrido que se inicia en el centro asistencial primario de la salud de Horco Molle, en Yerba Buena permite disfrutar del pedemonte de la selva de yungas y transitar por los puentes de las vías ferroviarias del ex proyecto del Funicular nacido en 1948 el cual iba a conectar dos centros universitarios.

Puerta del Cielo. En el mismo punto de partida, el Centro asistencial primario de la salud de Horco Molle en Yerba Buenas se inicia el sendero de 2.5 km aprox. de baja-intermedia dificultad que permite llegar hasta San Javier trepando las Sierras dentro del Parque homónimo propiedad de la Universidad Nacional de Tucumán. Son unos 600 metros de ascenso en poco tiempo y plantea un desafío para los más deportistas para descubrir el corazón de las yungas.

Cascada del Río Noque. En el Parque Sierras de San Javier hay una propuesta de senderismo con la que se accede a la cascada del Río Noque que se puede practicar durante todo el año.

Aguas Chiquitas. En la zona de El Cadillal, la aventura comienza en el área Protegida Reserva Natural Aguas Chiquitas y culmina su recorrido en la cascada de 55 metros de altura del Río del mismo nombre. Son 4,5 kilómetros que tan sólo la ida lleva unas dos horas y presenta una dificultad intermedia, los expertos recomiendan el invierno y la primavera como épocas ideales para disfrutarlo.

Para conocer Tucumán a través de sus sabores

La oferta gastronómica en suelo tucumano tanto en San Miguel de Tucumán como en cada rinconcito de la provincia tiene su emblema: la empanada tucumana. Jugosa, con carne de matambre cortada a cuchillo, hervida en delicioso caldo, lleva cebollita de verdeo rehogada y huevo duro picado. El cierre es con 13 repulgues, son muy jugosas tanto al horno de barro como fritas en grasa. El abanico de exquisiteces también incluye humita, locro, tamal y un imperdible es el “sánguche de milanesa” por lo sabroso.

El secreto: se cocina la milanesa en el momento y el sánguche, con pan sanguchero, suave al paladar, se prepara con lechuga cortada en tiritas, rodajas finas de tomate y una gigante milanesa cortada en capas que al montar sobre el pan conforman una especie de torre de 3 a 5 milanesas superpuestas.

El resultado: un sanguche de espectaculares dimensiones que lo convierten en una sorprendente experiencia gastronómica.

Más info:
https://www.tucumanturismo.gob.ar/turismo-activo/24/16110/prestadores-de-turismo-activo
www.coe.tucuman.gov.ar
www.tucumanturismo.gob.ar
https://www.tucumanturismo.gob.ar/informacion/8/16650/covid-19-protocolos.