jueves , 23 noviembre 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› Sabores, Aromas y Colores ›› Características únicas que reafirman al vino como bebida nacional
Características únicas que reafirman al vino como bebida nacional.

Características únicas que reafirman al vino como bebida nacional

Mediante la ley nacional 26870, el vino argentino fue declarado Bebida Nacional. Ante la necesidad de avanzar con la reglamentación de dicha ley para promocionar el vino en el mercado interno y externo, la industria vitivinícola cree necesario destacar las características únicas que tiene esta bebida y que fundamentan su diferenciación positiva frente a las demás bebidas.

De Salta a la Patagonia, la vitivinicultura argentina extiende sus más de 230 mil hectáreas cultivadas y da origen a una actividad industrial crecientemente sustentable y dinamizadora de todas las economías regionales del oeste del país. La vitivinicultura es además protagonista de una cultura definida por la moderación, la unión, el esfuerzo y el respeto por el medio ambiente. Se trata de más de 800 bodegas y más de 15.000 productores primarios que, por décadas, han sostenido la genuinidad y calidad del vino argentino en el mercado local y en las plazas externas: méritos suficientes para que el vino sea reconocido como bebida nacional, producto que expresa una identidad y se entrelaza en la cultura de los argentinos.

Las bebidas sustitutas que compiten con el vino son bebidas industriales, controlan su ciclo productivo y presentan un alto grado de concentración.

El vino, en cambio, es producto de una economía regional, que tiene una etapa agrícola de producción de uva, un proceso industrial y el posterior envasado para llegar a los diferentes mercados. Está extendida en más de 10 provincias vitivinícolas.

A diferencia de las bebidas sustitutas, los fundamentos de la ley 26870 que declara al “Vino Argentino, Bebida Nacional” destacan que la vitivinicultura argentina tiene más de cinco siglos de historia; que el vino es un producto alimenticio de alto valor agregado y de consumo masivo, por sus cualidades nutricionales comprobadas, integra la canasta básica familiar de diferentes grupos sociales, culturales y económicos del país; además, sólidas investigaciones realizadas en la Argentina y de referencia internacional —reconocidas por la comunidad científica mundial— demuestran que la capacidad antioxidante de los vinos se ve potenciada en los productos argentinos, lo que los ubica en las listas de los considerados alimentos saludables del mundo; en definitiva, el vino –fruto de la viña y del trabajo del hombre- no es sólo un bien de consumo, sino fundamentalmente un valor de nuestra civilización y un elemento básico de la identidad argentina.

Es por estas consideraciones de peso que todos los actores de la vitivinicultura argentina: viñateros, trabajadores de bodegas, empresarios, representantes de las industrias conexas, comunidad científica y académica ligada al sector apoyamos al Ministerio de Agroindustria en su decisión de establecer un programa de promoción del vino argentino, bebida nacional, como parte del cumplimiento de lo establecido por la Ley Nacional 26870.

Bodegas de Argentina AC
Unión Vitivinícola Argentina
Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas