domingo , 28 noviembre 2021
Home ›› +CULTURA ›› Con las obras Mi don imaginario en el Anfiteatro del Parque Centenario y AshramMommies, a través de la plataforma Zoom, finalizó el Festival Internacional de Buenos Aires-FIBA 2021.
Con las obras Mi don imaginario en el Anfiteatro del Parque Centenario y AshramMommies, a través de la plataforma Zoom, finalizó la edición 2021 del Festival Internacional de Buenos Aires-FIBA 2021.

Con las obras Mi don imaginario en el Anfiteatro del Parque Centenario y AshramMommies, a través de la plataforma Zoom, finalizó el Festival Internacional de Buenos Aires-FIBA 2021.

Con gran convocatoria de público. en salas, espacio público, jardines de museos, escenarios no convencionales y desde la comodidad de sus casas, virtualmente, todxs lxs asistentes pudieron disfrutar del FIBA 2021.

Esta edición salió al reencuentro de público y artistas, pudo presenciarse de manera tangible y virtual. Fueron más de 250 propuestas con más de 1400 artistas en 31 sedes y a través de diferentes plataformas virtuales con alcance a todo el país.

En diferentes salas de la Ciudad y espacios al aire libre y no convencionales, siguiendo siempre los protocolos sanitarios correspondientes, se vivió el FIBA 2021. Durante 10 días, grandes y chicxs disfrutaron de una programación diversa, con 43 proyectos seleccionados de entre los más de 950 inscriptos en tres convocatorias federales. Además, contó con obras nacionales e internacionales, performances, charlas, Mercado FIBA y la primera edición de FIBITA, un espacio en la programación con propuestas pensadas para lxs más chicxs.

Finalizó el 14° Festival Internacional de Buenos Aires, presentado por el Ministerio de Cultura. Su edición cerró este domingo 7 de marzo por partida doble, siguiendo la lógica híbrida de esta edición, de manera analógica y virtual. A las 20, en el Anfiteatro del Parque Centenario, toda la familia vivió un cierre mágico con Mi don imaginario (que formó parte de la programación de FIBITA). Un musical que nació recordando a Hugo Midón (a los 10 años de su partida) y recreó el universo del autor. Un viaje imaginario que inspiró a grandes y chicxs para recuperar algo perdido: los abrazos. Con idea y dirección de Pablo Gorlero (además uno de los creadores de los Premios Hugo al Teatro Musical, en honor a Midón), dirección musical de Carlos Gianni, libro de Mariano Taccagni, coreografía de Vero Pecollo, con Ana María Cores y un gran elenco del teatro musical argentino. Esta producción contó con el auspicio de Teatrix. Por otro lado, a las 14 h en vivo a través de la plataforma Zoom y con inscripción previa, lxs espectadores disfrutaron de AshramMommies, el último proyecto de la compañía alemana Agency. Un encuentro virtual (que transcurrió en simultáneo en Dubai, Alemania y Argentina) entre una mujer europea en busca de un bebé, una posible madre subrogante de la India, y cada espectador, fue un posible inversor o sustituto, en un evento exclusivo. Dinámica, irónica, la obra puso patas arriba las desigualdades del mercado de la gestación subrogada en el contexto de la nueva realidad que estamos viviendo. Esta obra fue posible gracias al apoyo de Goethe-Institut Buenos Aires.

Tras un año inédito, FIBA salió al reencuentro con su público y artistas, de manera presencial. Con dirección artística de Federico Irazábal, el Festival ofreció variadas propuestas culturales gratuitas para disfrutar, de manera segura y cumpliendo con los protocolos sanitarios correspondientes, en 31 sedes, espacios al aire libre y no convencionales de la Ciudad.

Además, a través de la plataforma Vivamos Cultura aplicaciones de videoconferencias y otras plataformas digitales, lxs espectadores disfrutaron de diferentes contenidos desde cualquier lugar del país y del mundo, dando uso a todas las herramientas que han surgido o se han potenciado a lo largo del inédito 2020.

“La gran concurrencia a lo largo de las últimas semana demuestran que el FIBA se ha instalado como una vidriera para el talento argentino. Estamos orgullosos de haber podido realizar una nueva edición del Festival Internacional de Buenos Aires, que ya es un clásico de la Ciudad. Este año pudimos adaptarnos para, que con todos los protocolos y cuidados, la gente pudiera disfrutar de lo mejor del teatro, danza, música y las artes visuales. Vamos a continuar trabajando para que cada vez más personas tengan acceso a la cultura de forma segura”.- Enrique Avogadro, ministro de cultura de la ciudad de Buenos Aires.

En tanto Federico Irazábal, Director Artístico de FIBA, agregó- “Diseñar un festival en contexto pandémico implicó pensar problemáticas escénicas vinculadas al lenguaje y al modo de circulación de las obras y su relación con el espectador. Fue así que desde FIBA alentamos trabajos que buscaran reelaborar recursos clásicos o innovadores como respuesta a este contexto. Teatro analógico con y sin performers, proyectos digitales, sincrónicos y asincrónicos, avatars bailando entre y con cuerpos reales en la espacialidad virtual, dispositivos generados para albergar proyectos que sean vistos desde las burbujas de los autos, radioteatros, audiorelatos, zooms en vivo y pregrabados con recorridos por ciudades de USA o de Santiago de Chile, cruces en tiempo real entre Alemania, Dubai y Buenos Aires, videojuegos como forma contemporánea de hacer teatro político y darle al espectador un rol protagonista, encuentros entre los unos y los otros en territorios poco transitados… Un FIBA que invitó a artistas y espectadores a reencontrarse con la escena sin negar las transformaciones que en estos tiempos tan singulares estamos vivenciando y que nos llevan, inevitablemente, a repensarnos”.

La apertura de esta edición fué con la obra Comizi d’amore #BuenosAires (Italia) en el Dispositivo #PandemicTheatre en Mandarine Cultural Tent (dentro del Complejo Punta Carrasco), diseñado por el escenógrafo italiano Emanuele Sinisi. Se trató de una coproducción con el ciclo ITALIA XXI presentado por el Teatro Coliseo y el Istituto Italiano di Cultura. Su programación la conformaron tres proyectos escénicos que no habrían existido o no habrían sido del modo que fueron de no haber sucedido antes el pensamiento “arquitectónico-espacial” de este singular artista. Significó, también, el estreno mundial de este dispositivo en formato tangible, que se conformó por un círculo de autos (ocupados por lxs espectadores) que iluminaron con sus propias luces a lxs artistas, desplegando una escena a 360°.
Además, su primera función fue transmitida por streaming en vivo a través de Vivamos Cultura pudiendo disfrutarse desde cualquier punto de la Argentina y del mundo. La obra está basada en el documental Comizi d’amore filmado en 1965 por Pier Paolo Pasolini.

La película original muestra al artista planteando preguntas sobre el amor, la sexualidad, la familia, los afectos y los tabús en la Italia de entonces, cruzando la perspectiva personal con un contexto político más amplio. Estos temas, hoy resignificados y aún vigentes, son retomados por Comizi d’amore #BuenosAires, dirigida por la compañía italiana Kepler-452, y plantea los mismos interrogantes cincuenta años después, comparando las respuestas de hoy con aquellas del documental original. Junto con las instituciones italianas, se desarrolló esta innovadora propuesta que convocó a un potente grupo de argentinxs que reflejan diferentes disidencias sociales y corporales, coordinado por Martín de Goycoechea (que también integra al elenco) y Gonzalo Facundo López desde Argentina, bajo la dirección de sus creadores, la compañía Kepler-452, desde Italia.

El Festival contó con 16 propuestas internacionales, proyectos gestados o creados en países como Italia, Alemania, Suiza, Canadá, Francia, España, Corea, Estados Unidos, Japón, Chile y Bolivia. Muchos de estos contenidos han sido posibles gracias a las alianzas de coproducción establecidas con Embajadas e Instituciones culturales internacionales, en favor de reforzar los puentes culturales entre artistas locales y referentes internacionales. Dentro de estas propuestas se presentó: Resiliencia, de la artista francesa Séverine Fontaine, un espectáculo multidisciplinario que invitó al encuentro con el Otro, creado a partir de la participación y la colaboración de lxs habitantes y artistas del Barrio 31.

La obra tuvo como escenario al nuevo Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, ubicado en el mismo Barrio, y fue una coproducción del Festival junto al Institut français. Virtual Crossings, de Gilles Jobin y Edgardo Mercado, reunió a artistas de Suiza y Argentina para realizar una colaboración a distancia utilizando tecnología de captura de movimiento. Una instalación de video performativa presencial que reunió en tiempo real a los avatares de bailarines en Buenos Aires con sus pares en Ginebra. Es un proyecto vinculado al programa para América del Sur «COINCIDENCIA», de la Fundación suiza para la cultura Pro Helvetia. Y asses.masses, de Patrick Blenkarn y Milton Lim, una representación montada a través de un videojuego, que trata sobre cómo compartir el peso de la revolución, el juego digital y lo obsoleto de la mano de obra, realizada con el apoyo de la Embajada de Canadá. Así es que en 2021, la programación internacional se planteó como una respuesta a este contexto tan complejo en el que estamos, como modo de poner en diálogo y tensión los mecanismos de producción y circulación que funcionaron en un mundo pero que entraron en crisis apenas se afianzó la pandemia.

Además de las propuestas mencionadas que requirió la presencia del público en espacios de la Ciudad, la programación internacional contó con un gran caudal de contenidos virtuales y digitales, algunos de los cuales sucedieron en vivo, a través de diversas plataformas, invitando al espectador a viajar por otros países, interactuando de modo personal con artistas de diversas nacionalidades, como por ejemplo desde Santiago de Chile Reminiscencia compartió su tiempo con el espectador de FIBA a través de un recorrido por su barrio y su ciudad.

A partir de tres convocatorias abiertas lanzadas por el Festival durante el 2020, la programación nacional que conformó esta nueva edición de FIBA permitió abrir discusiones y problematizar temáticas vinculadas con el lenguaje escénico. Fue una edición que pensó críticamente respuestas y reflexiones alrededor de lo que sucedió en el sector escénico en contexto de aislamiento.

Tanto los 43 proyectos seleccionados de todo el país (de entre las más de 950 propuestas recibidas) como aquellos que llegan a FIBA como los 26 proyectos invitados por instituciones públicas o privadas, trabajaron algunos de esos múltiples aspectos y problemas, ofreciéndose a lxs espectadores como proyecto singular, pero también como modo de respuesta a la creación en contexto pandémico.

Este año fue la primera edición de FIBITA, un espacio en la programación del Festival con propuestas pensadas para lxs más chicxs que viene gestándose desde las ediciones anteriores y llegó en 2021 para quedarse. FIBITA nació para construir un espectador presente y futuro, y lo hizo a través de proyectos de muy diversa índole, tratando de conectar con aquellxs niñxs que tienen el deseo de llegar a un ámbito escénico para el encuentro con lxs artistas, pero también con aquellxs otrxs que, en pleno diálogo con la tecnología, están dispuestxs a hacerlo a través del algún dispositivo. 10 contenidos diferentes que incluyeron propuestas musicales en grandes escenarios, proyectos de relecturas de clásicos teatrales en sitios específicos y recorridos urbanos, u obras con títeres hechas exclusivamente en formato audiovisual, fueron algunas de las muestras de una sección que, pese al diminutivo, nació a lo grande.

Dentro de la programación grandes y chicxs disfrutaron en el Anfiteatro del Parque Centenario de Mi don imaginario, un musical coproducido por FIBA, con auspicio de Teatrix, que nació recordando a Hugo Midón (a los 10 años de su partida) y recreó el universo del autor pilar del teatro musical argentino. Un viaje imaginario en pos de inspirar a grandes y chicxs para recuperar algo perdido: los abrazos. Con idea y dirección de Pablo Gorlero, libro de Mariano Taccagni, dirección musical de Carlos Gianni, coreografía de Vero Pecollo, con Ana María Cores y un gran elenco del teatro musical argentino. Mi don imaginario contó con interpretación en Lengua de Señas Argentina. Por otro lado, el ciclo Bardo Criollo: acercamientos Shakespereanos en tres piezas, una coproducción del Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires y la Compañía Criolla, presentó las dos obras en pequeño formato sobre el universo del dramaturgo isabelino que ya formaron parte de la programación de Verano en la Ciudad: SUEÑO en el Museo Sívori y MABEL, una tragicomedia escocesa en la Usina del Arte.

Además, se estrenó la tercera pieza: VIDAS FUTURAS, donde se realizó un encuentro íntimo entre lxs espectadores (recomendada para mayores de 15 años) y tres personajes femeninos icónicos del universo del dramaturgo inglés, reencarnadas en mujeres contemporáneas. En los jardines del Museo Larreta se presentó una producción original del Festival: Una aventura sonora, con un recorrido guiado con ojos vendados, apto para no videntes, creado por lxs niñxs del taller Una obra de teatro de mi barrio participantes del programa Zoomate a Festivales de vacaciones de invierno 2020, quienes además de crear dicha historia son quienes realizaron el foley de todos los sonidos.

Experiencias en rimas fue un recorrido (siendo la segunda producción original de FIBA) creado por lxs chicxs que formaron parte del taller Freestyle colectivo, dentro del programa Micrófono Abierto que lanzó durante los primeros meses de la pandemia la Usina del Arte como una respuesta a la necesidad de lxs más chicxs. Un viaje con auriculares por la Librería de Ávila, la más antigua de Buenos Aires, ubicada en el corazón del Casco Histórico de la Ciudad. Lxs chicxs fueron coordinados por Ela y Miliito, docentes del programa Arte en Barrios que promueve la actividad cultural en barrios vulnerables de la Ciudad.

En la sala principal del Centro Cultural 25 de Mayo, se realizó la aclamada obra El hombre que perdió su sombra de Eleonora Comelli y Johanna Wilhelm, acercando a lxs vecinxs de la Comuna 12 y alrededores esta pieza que reflexiona con magia, humor y peculiar belleza sobre la vida de un hombre que se debate entre la oscuridad y la luz, entre la luz y su sombra. Además, se llevó a cabo 25 Bingo Chou, una experiencia lúdica y teatral para que lxs niñxs disfruten en familia las tardes de domingo desde casa.

La programación contó con diversas actividades especiales de manera presencial y virtual. Propuestas que invitaron al encuentro y la reflexión, debate mediante. Tras un año de aislamiento, ir al encuentro del otro para entender cómo produjo dentro del complejo mapa d restricciones, cuáles fueron sus búsquedas y cuáles sus objetivos fue totalmente necesario como modo de salir a ese encuentro. Discutir sobre el hacer es siempre ilustrativo y enriquecedor. Y lo es, después de un año diferente, tanto para el propio sector como para lxs espectadores. De forma presencial en el Teatro Picadero se llevó a cabo el encuentro Re-imaginando el futuro, re-inventando las colaboraciones internacionales: desafíos y estrategias, con la programadora franco-austríaca Lise Lendais (co-directora de LE STUDIO Film und Bühne) y la participación de representantes de instituciones internacionales. A 150 años del nacimiento de Rosa Luxemburgo, la Fundación que lleva su nombre lo celebró con una serie de performances en los jardines del Museo Sívori. Además, en Vivamos Cultura se accedió a videos variados que apuntaron a enriquecer las obras y el material exhibido en el festival, como el Ciclo de entrevistas: La voz escritaa diferentes autores y autoras de teatro producido por Cuarenteatro en colaboración de Todo Teatro, el Informe sobre la Danza no oficial de la Ciudad de Buenos Aires 2019/2020 presentado por PRODANZA, el cual fomenta y acompaña la danza en la Ciudad de Buenos Aires, buscando promover, difundir y proteger las actividades que nutren y alimentan el circuito independiente, y el Proyecto Atlas (de) las obras perdidas. Capítulo Cuerpos A banderados, a 20 años de la presentación de la obra del mismo nombre en FIBA.

El Festival continuó potenciando el Mercado/FIBA, una experiencia destinada a impulsar la visibilidad, la circulación y la exportación del teatro argentino. El objetivo principal que FIBA persigue con la creación y puesta en valor de su mercado es la internacionalización del sector de las artes escénicas.

Cada año, el Mercado/FIBA congrega una enorme cantidad de programadorxs en Buenos Aires, dispuestxs a entrar en contacto con lxs artistas locales con el anhelo de encontrar ese proyecto que nutra sus propios trabajos curatoriales. Este año, más de 320 programadorxs de 48 países diferentes participaron de manera virtual, debido al contexto actual, y accedieron a las prácticas en general y a las propuestas en particular de lxs artistas argentinxs.

Esta edición continuó el trabajo en torno a la accesibilidad para personas con discapacidad en diferentes eventos que conforman la programación del Festival, con la colaboración de la Comisión para la Plena Participación e Inclusión de las Personas con Discapacidad (COPIDIS). En el catálogo del Festival se indicó qué funciones tuvieron accesibilidad para personas con movilidad reducida, con sillas de ruedas y se indicó que, en cumplimiento con la Ley Nacional 26.858, todas las actividades del Festival garantizaron el derecho al acceso, la deambulación y la permanencia de toda persona con discapacidad acompañada por un perro guía o de asistencia.

Además, una de las funciones de la obra Tu amor será refugio en el Museo Fernández Blanco contó con interpretación en Lengua de Señas Argentina en vivo y en el caso del infantil Mi don imaginario, contó con intérprete de manera presencial en la función del viernes 5 de marzo que además fue transmitida el domingo 7 de marzo en vivo por la plataforma Vivamos Cultura, también con un recuadro con la intérprete en Lengua de Señas. Otras funciones del Festival contaron con SPS (Subtítulos para sordxs), subtítulos en español, audiodescripción y se indicó además que sedes contaron con aro magnético disponible.

Como ya es tradición, el festival contó con una nueva entrega del Premio Germán Rozenmacher de Nueva Dramaturgia que organiza el Festival Internacional de Buenos Aires de manera conjunta con el Centro Cultural Rector Ricardo Rojas, de la Universidad de Buenos Aires. Su objetivo es estimular la producción de autores argentinos y las obras ganadoras son publicadas por la editorial Los Libros del Rojas, con traducciones al inglés, al francés y al portugués para favorecer su lectura y puesta en escena en otros contextos. Además, la obra ganadora del Primer premio pasa automáticamente a integrar la edición del FIBA siguiente coproducida por ambas instituciones. Se trata de “Rey Magnum Leopoldo”, de Naomi Stein.

Además, durante el Festival se abrió la inscripción a la convocatoria para las co-producciones entre el Festival Internacional de Buenos Aires (FIBA) y el Festival Buenos Aires Danza Contemporánea, las cuales tendrán su estreno en la edición 2022 de FIBA.

Sedes:

Dispositivo #PandemicTheatre por Emanuele Sinisi – Mandarine Cultural Tent (Complejo Punta Carrasco), Anfiteatro del Parque Centenario, Usina del Arte, Centro Cultural Recoleta – Capilla, Centro Cultural 25 de Mayo, El Cultural San Martín, Museo Fernández Blanco, Museo Larreta, Museo Sívori, Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires (Barrio 31) – Punto de encuentro: Torre Monumental, Teatro San Martín – Sala Casacuberta, Teatro Sarmiento, Teatro Metropolitan SURA, Centro Cultural Rector Ricardo Rojas UBA – Sala Batato Barea, Farmacia de la Estrella, La taberna de Osvaldo, Museo de la Ciudad – Sala Biblioteca de Altos de la Estrella, Cementerio de la Chacarita, Teatro Picadero, El Método Kairós, El Portón de Sánchez, Estudio Los Vidrios, Fundación Cazadores, Jardín Botánico Carlos Thays, La Vidriera de la DGEART, La Librería de Ávila, NÜN Teatro-Bar, PALPA, Planta Inclán, Lago de Regatas de Palermo, Teatro El Extranjero.

Instituciones que colaboran con la edición 2021 del Festival Internacional de Buenos Aires:

ITALIA XXI, Teatro Coliseo, Istituto Italiano di Cultura, Embajada de Italia, Vivere all’italiana, Ministerio de Bienes Culturales y Turismo de Italia, COINCIDENCIA – Programa de intercambios en América del Sur de la Fundación suiza para la cultura Pro Helvetia, Embajada de Francia e Institut français d’Argentine, KOFICE (Fundación Coreana para el Intercambio Cultural Internacional), Centro Cultural Coreano, Goethe-Institut Buenos Aires, Embajada de Canadá, El Cultural San Martín, Usina del Arte, Centro Cultural Rector Ricardo Rojas UBA, Complejo Teatral de Buenos Aires, UNA – Universidad Nacional de las Artes, Museo de la Ciudad, Prodanza, DGEART – Dirección General de Enseñanza Artística, Centro Cultural 25 de Mayo, Centro Cultural Recoleta, Ministerio de Educación de la Ciudad, Museo de Arte Español Enrique Larreta, Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori, Museo Fernández Blanco, Fundación Rosa Luxemburgo, Vivamos Cultura, Foco Buenos Aires Danza Contemporánea, BA Cultura, Teatro Metropolitan Sura, Fundación Cazadores, Instituto de Artes Mauricio Kagel – IAMK de la Universidad Nacional de San Martín – UNSAM, Compañía Nacional de Danza Contemporánea, Arte en Barrios, APDEA – Profesionales de la Dirección Escénica Argentina, APPEAE – Asociación Profesional de Productores Ejecutivos de las Artes Escénicas, GEAM – Grupo de Experimentación en Artes del Movimiento, Comisión para la Plena Participación e Inclusión de las Personas con Discapacidad (COPIDIS).

Más información:
Twitter: @FestivalesGCBA
Instagram: @festivalesgcba
Facebook: Festivales de Buenos Aires
Site: buenosaires.gob.ar/festivalesba