domingo , 22 octubre 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› Actualidad ›› De vacaciones: cuando calienta el sol

De vacaciones: cuando calienta el sol

Beber abundante agua, evitar la actividad física y la exposición al sol en horarios pico son algunas de las pautas de prevención para no sufrir golpes de calor ni insolaciones

Con elevadas temperaturas y alta humedad crece el riesgo de sufrir un trauma térmico, más conocido como golpe de calor. Según apunta Rodolfo Demo, médico de la Agencia Córdoba Deportes, las manifestaciones de esta afección “empiezan con dolores de cabeza, nauseas, vómitos, temperatura corporal de 40°, estado de confusión, taquicardias y enrojecimiento cutáneo”.

Los grupos más vulnerables son los niños, los ancianos y las personas que han tomado medicamentos antihistamínicos, diuréticos o para el hipotiroidismo.

Alerta. Evitá hacer actividades físicas o deportivas en horarios picos. “Hay gente que para transpirar más se pone hacer deporte a la siesta, lo que es muy nocivo”, remarca Demo.

El profesional también aconseja utilizar vestimenta liviana de algodón, de color claro y gorra. También es fundamental mantenerse hidratado, para lo cual se debe tomar como mínimo de 2,5 a tres litros diarios de agua. “Cuando uno siente sed ya ha sufrido una deshidratación del 3%”, advierte; en resumen, es fundamental beber líquido muchas veces a lo largo del día.

Como el cuerpo humano está compuesto por un 55 a 78 por ciento de agua (dependiendo de las medidas y complexión física), es fundamental el suministro diario de líquido.

Consejos. Ante la aparición de alguno de los síntomas mencionados, lo aconsejable es desvestirse y ponerse a la sombra. Hidratarse con abundante agua, aplicar compresas frías en axilas, íngles y cabeza, y concurrir a un centro asistencial.

Cuidado con el sol. Entre las 12 a 16.30 la exposición solar sin protector puede provocar hasta quemaduras de segundo grado. Si salís, cubrite y humedece la cabeza a fin de evitar la insolación.

Protegé tu piel con protector solar de factor alto (no menor de 30) a fin de evitar quemaduras y el envejecimiento prematuro de la piel. Aplicar el producto de 15 a 30 minutos antes de exponerte al sol.

En días nublados, recordá que el sol también quema. Por lo tanto, es necesario usar protector solar.