jueves , 28 mayo 2020
Home ›› Actualidad ›› El impacto del Covid-19 en los ómnibus de larga distancia.
El impacto del Covid-19 en los ómnibus de larga distancia.

El impacto del Covid-19 en los ómnibus de larga distancia.

Aún antes de la declaración oficial de la cuarentena, el Gobierno nacional con la intención de evitar la propagación del Covid-19, decretó la suspensión de la totalidad de los servicios públicos interjurisdiccionales de pasajeros para trayectos de larga distancia. Desde entonces, los ómnibus suspendieron sus viajes regulares (más de 2500 en promedio y por día) y a más de 1600 destinos de la Argentina y los países de la región.

Cómo ningún otro medio de transporte, el ómnibus de la larga distancia garantiza la conectividad a cada capital, ciudad (grande, mediana y pequeña) pueblo y paraje de nuestro país. Por su amplio nivel de cobertura, frecuencias y accesibilidad, es elegido al año por más de 31 millones de personas. Un imprescindible servicio, que, aunque brindado desde sus inicios (casi un siglo atrás) por prestadores privados, es de carácter público y por ende regulado por el Estado Nacional.

Acostumbrado a circular sin detenerse, las 24hs., los 365 días, y más allá de cualquier condición climática (aún en ocasiones excepcionales como grandes tormentas de nieve o inclusive durante la erupción de un volcán que obligaron a cerrar el espacio aéreo, el ómnibus siempre estuvo siempre ahí) hoy en cambio, este sector enfrenta una situación no solo inédita, sino, además, crítica para la supervivencia de las más de 120 compañías radicadas en el todo el país.

Es que, a diferencia de otras actividades que aún en la cuarentena pueden operar (aunque sea virtualmente), los ómnibus de larga distancia han visto caer sus ingresos a cero (no se venden pasajes ni para el presente ni a futuro) porque se desconoce a ciencia cierta cuándo podrá restablecerse la circulación. Mientras tanto, sólo le resta esperar, una realidad que lógicamente acarrea graves consecuencias: entre gastos fijos, servicios, salarios, alquileres de miles de boletería en terminales, impuestos, etc. el sector estima un déficit comercial superior a los 100 millones de pesos diarios.

Lamentablemente, también a diferencia de otras modalidades de transporte público que cuentan con un sistema de subsidios, garantizando su estabilidad y supervivencia, el ómnibus de larga distancia no. Motivo por el cual, el sector se encuentra trabajando contra reloj junto a las autoridades del Ministerio de Transporte de la Nación analizando medidas destinadas a cumplir dos objetivos prioritarios:

1_ Hacer frente del pago de los salarios a los más de 18.000 trabajadores que componen esta actividad (en las últimas horas, finalmente se logró incluir a los ómnibus de larga distancia) dentro del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) que permitirá que los trabajadores reciban aportes.

2_Trabajar en una serie de medidas específicas para la actividad que ayuden a sostener el sistema evitando que, cuando éste pueda volver a funcionar, ninguna compañía quede en el camino.

Protocolo:
A la espera de una luz verde para volver a las rutas, las Cámaras Empresarias, junto a los equipos del Ministerio de Transporte y la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) ultiman detalles para aplicación de un protocolo de seguridad a aplicarse en los viajes interjurisdiccionales.

Mientras tanto, y desde el comienzo de la cuarentena, los ómnibus de larga distancia solo han realizado viajes “humanitarios”, a pedido del Ministerio de Transporte, trasladando a argentinos y argentinas desde países limítrofes como Brasil, Paraguay, Bolivia y Chile de regreso a sus hogares. En el mismo sentido, realizando viajes desde el Aeropuerto Int. De Ezeiza hacia varias provincias de nuestro país. A nivel local, algunas unidades han sido puestas de respaldo en las cabeceras de los trenes urbanos a fin de evitar el aglomeramiento de pasajeros en dichas líneas. Servicios, que vale aclarar, no llega a 1% de los viajes prestados por este sector. Todo el resto de los más de 3600 ómnibus que conforman el servicio interjurisdiccional nacional se encuentra detenido.

El sector en números:

Destinos: Conecta a más de 1.600 en Argentina, además de otros tantos en Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia, Chile y Perú.

Compañías: más de 120, todas de capitales nacionales. Son empresas familiares, algunas conducidas por la segunda o tercera generación de su fundador.

Trabajadores: 18.000 en forma directa (hay que sumar los que trabajan en Terminales y otros servicios complementarios).

Cantidad de ómnibus: 3632 unidades.

Costo promedio de un micro de doble piso 0km: $18.000.000 de pesos.

Pasajes/ pasajeros año: 31 millones.

Viajes realizados al año: 900.000 viajes.

Pasajes gratuitos a los que acceden personas con certificado de discapacidad: 1.500.000

Fuente: Cámara Empresaria De Larga Distancia-CELADI