jueves , 6 agosto 2020
Home ›› Sabores, Aromas y Colores ›› Fiesta del Vino de la Costa: Una mirada retropectiva.
Fiesta del Vino de la Costa: Una mirada retropectiva.

Fiesta del Vino de la Costa: Una mirada retropectiva.

Berisso celebra la 17ª Fiesta del Vino de la Costa a través de distintas plataformas digitales con un recorrido por la historia de la producción vitivinícola en la zona costera del Río de La Plata. Habrá degustaciones online, talleres y se proyectarán producciones audiovisuales que podrán disfrutarse hasta el 19 de julio.

“Intentamos recapitular todo lo que se ha hecho porque a veces se pierde de vista. Por eso cada día se recordarán mediante fotos publicadas en redes sociales, las ediciones anteriores de la fiesta”, afirmó Martín Casali, presidente de la Cooperativa Vino de la Costa.

“Es un desafío innovador. El objetivo era darle continuidad a la celebración y las nuevas tecnologías lo hacen posible”, aseguró Roberto Alonso, secretario de Producción del municipio.

En www.berisso.gob.ar/fiestadelvino podrá consultarse el cronograma completo de cada jornada. La agenda tentará a los espectadores con degustaciones de vino a cargo del sommelier Pablo Olivetto que se transmitirán en vivo el viernes 10 y el domingo 12 de julio a las 18:00. En tanto el viernes 17 a las 18:00 se ofrecerá el taller de elaboración de vino costero.

Para quienes quieran disfrutar de este elixir de uva Isabella, de color intenso y de aroma y sabor frutado podrán acercarse a los productores desde la página y las redes sociales de la cooperativa @vino.costadeberisso (FB) y @vinocostadeberisso (IG).

En este sentido, Casali explicó que “las personas que adquieran algunas de las promociones podrán acceder a un usuario y contraseña para participar de una cata dirigida a través de la app Zoom”.

Por otro lado, todos los días a las 20:00 se proyectarán cortos y documentales sobre distintos oficios del monte ribereño: cañeros, arcilleros, mimbreros, viñateros y quinteros.

Un vino de tradición inmigrante.
En la primera mitad del siglo XX gran parte de los inmigrantes arribaron a Berisso atraídos por la posibilidad de un crecimiento económico. Los frigoríficos Swift y Armour transitaban su época de esplendor y ese brillo se tradujo en el intenso movimiento de la ciudad.

El Vino de la Costa llegó de la mano de los italianos que desarrollaron el cultivo de hortalizas, frutas y vides. Entre 1940 y 1960 tuvo un mercado cautivo y se llegaron a vender más de un millón de litros anuales en la capital provincial del inmigrante.

Años más tarde, la producción y el consumo de esa bebida comenzaron a decaer debido a la preponderancia de los vinos cuyanos, la migración interna de los hijos de los viñateros y las crecidas del Río de la Plata que limitaban su producción. Así, el consumo se redujo estrictamente al ámbito doméstico y el circuito comercial se volvió casi inexistente

Hacia finales de la década del noventa, el municipio solicitó a la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) un estudio sobre el área rural de Berisso. Las ingenieras agrónomas Mariana Marasas e Irene Velarde hicieron el trabajo de campo.

La investigación dejó ver el gran potencial que aún tenía el vino costero. “Se trataba de un producto patrimonial con características identitarias que van desde los viñateros hasta los consumidores”, explicó Velarde, profesora adjunta del curso de Extensión Rural de esa unidad académica. Había un mercado posible y latente.

En 1999 los productores desplegaron un stand en la Fiesta Provincial del Inmigrante. Con esta estrategia, el vino se acercaba al consumidor y no había que trasladarse hasta la bodega para conseguirlo. Se comercializó en botellas de ¾ de vino y fue todo un éxito.

Durante la crisis de 2001 para muchos fue una oportunidad laboral. En 2003 se formó la cooperativa de productores y luego se organizó la primera fiesta.

En 2005 tuvo su momento de expansión y diferentes instituciones se suman cada año a la planificación de la celebración: ministerios provinciales, organismos nacionales como el INTA, el municipio, la cooperativa y las facultades de Ciencias Agrarias, Ciencias Exactas y Trabajo Social (UNLP).

En 2013 el Instituto Nacional de Vitivinicultura consideró a esta bebida como “vino regional” por ser un producto típico con las características propias de su zona.

Con la consigna #QuedateEnCasa y #QueEnElPróximoBrindisNoFalteNadie, el evento invita a compartir desde casa los recuerdos, las experiencias y las historias que hacen de esta festividad un homenaje a la familia viñatera.

Crédito fotos: Vino Costa de Berisso