miércoles , 22 noviembre 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› CAMINOS DE LA FE ›› Gran demostración de fe a la Virgen del Carmen en Formosa
Gran demostración de fe a la Virgen del Carmen en Formosa.

Gran demostración de fe a la Virgen del Carmen en Formosa

La celebración concentró una multitud frente a la Catedral. El nuncio apostólico participó de la Fiesta Patronal e invitó a los formoseños a cumplir la voluntad de Dios.

El nuncio apostólico recorrió las calles junto al Obispo y la gente.
El nuncio apostólico recorrió las calles junto al Obispo y la gente.

Una multitudinaria fiesta católica se vivió este sábado 16 de julio en la ciudad Capital con la conmemoración de la Fiesta Patronal de la Santísima Virgen Nuestra Señora del Carmen, patrona de la Diócesis y de la provincia de Formosa.

Este año, la celebración contó con la presencia del nuncio apostólico en la Argentina, Monseñor Emil Paul Tscherrig, quien presidió junto al obispo José Vicente Conejero, la celebración eucarística frente a la Iglesia Catedral.

Participaron representantes locales del gobierno nacional, ministros del Poder Ejecutivo local, jefes policiales y de fuerzas de seguridad, y pueblo formoseño.

Procesión
La actividad comenzó con la procesión con la imagen de la Santísima Virgen del Carmen, desde la rotonda de la Virgen en Circunvalación y avenida Independencia, hasta la sede de la Iglesia Catedral en avenida 25 de Mayo y Moreno.

Una multitud acompañó a la imagen hasta la Catedral por las calles de la ciudad, llegando hasta el destino alrededor de las 16:30 de ayer. Allí, se dio inicio a la celebración con la presencia del Nuncio Apostólico, ante una nutrida presencia de católicos que rápidamente coparon la avenida céntrica.

Virgen el Cramen
La procesión con la imagen de la Santísima Virgen del Carmen, desde la rotonda de la Virgen en Circunvalación y avenida Independencia.

El nuncio al tomar la palabra en la celebración, invitó a los formoseños a “vestir el escapulario de la Virgen” para ser llamados a “cumplir la voluntad de Dios”.

“Es un orgullo para mí estar en la fiesta de la Santa Patrona en Formosa. Transmito el saludo del Papa Francisco al pueblo formoseño” dijo Monseñor Scherrig al inicio de su mensaje.

Tras ello, hizo una reseña de la historia de las carmelitas, y dijo “Quien muere con el escapulario será salvado, por lo tanto quien vista el escapulario debe tener siempre presente a la Virgen, copiar sus virtudes, vida y obra”, remarcó, para añadir “Quienes visten el escapulario forman la familia de la Santísima Madre de Dios, y quienes no, están invitados a vestirlo” sostuvo el prelado.

Más adelante, el nuncio remarcó al hablar de Jesús: “Todo aquel que hace la voluntad de mi Padre, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre. Los hijos son quienes hacen la voluntad del Padre, y por lo tanto, obedecer a Dios se presenta como un desafío a nuestra libertad” planteó el representante del Papa.

“El hombre se siente arquitecto de su propio destino, y sin duda la persona es una criatura maravillosa. Sin embargo, la grandeza del hombre viene de Dios porque cada persona es imagen de Dios, y hace falta que nos asimilemos a su voluntad y al plan que El tiene para nosotros” dijo más adelante.

A la mitad de su homilía, Monseñor se preguntó: “¿Cuál es la voluntad de Dios? La respuesta a eso se resume en amar a Dios de todo corazón, y amar al prójimo como a uno mismo. Practicar el amor, la caridad hacia todos. Y hacer que nuestro obrar redunde en gloria y alabanza a Dios” dijo para añadir “Con la humildad imitamos a María nuestra madre”.

“El Papa Francisco dice que en María vemos la humidad y la ternura que no es solo de los débiles sino de los fuertes quienes no necesitan maltratar a otro. La felicidad consiste en la comunión con la Santísima Trinidad. Nuestros sueños se cumplirán y nuestras alegrías serán plenas” señaló más adelante.

Asimismo bregó por “que María interceda por nosotros para que su hijo, nos de mas fe. Como peregrinos, vivimos esta esperanza. En el mundo no tenían esperanza ni dios, y no tener esperanza significa estar en el mundo sin dios” dijo Tscherrig.

“María ha vivido la esperanza bajo la cruz. En la Fe estaba bajo la cruz, y en la muerte, en ese momento, no tendrá la última palabra” indicó para seguir diciendo que María, es nuestra “abogada, auxiliadora, mediadora, hasta el retorno de su hijo, y María quiere que el Evangelio de su hijo sea conocido por todas las naciones”.

“El Papa llama a María estrella de la evangelización. Cada vez que miramos a María, volvemos a creer en lo revolucionario de la ternura y el cariño. Pedimos al Señor que María nos ayude con su amor maternal. Una madre para todos los pueblos, y haga posible el nacimiento de un mundo nuevo”, manifestó el nuncio en su visita a Formosa.

Fuente: http://www.elcomercial.com.ar/ Fotos: Ricardo Seronero