sábado , 24 febrero 2018
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› Yo estuve allí ›› Internacional ›› Hay un Perú fascinante para cada quien
En la costa norte del Perú, sobre el valle de Moche, se erige una impresionante ciudadela hecha de adobe que es considerada patrimonio Cultural de la Humanidad: Chan Chan.

Hay un Perú fascinante para cada quien

Por Fabiana Chércoles.
Todas las opciones tienen actividades para realizar, solo debes armar tu recorrido y disfrutar cada rincón de Perú. Hay un Perú para cada quien.

1. Lima: Modernidad y tradición.
Siempre quise ir a Lima, porque al recorrerla por internet, la gran cantidad de edificios coloniales me remontaron a un pasado común, pero sin lugar a dudas, mucho más rico.

Es así que decidí visitarla. Al llegar su arquitectura barroca-colonial “me maravilló”, porque me encontré con más iglesias, casonas, balcones y edificios de los que esperaba. Cada calle es increíble.

Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y reúne más de 608 monumentos históricos. Esta metrópoli tiene la mayor densidad de población de Perú y por lo tanto, las diferentes etnias han dejado y siguen dejando su huella. Lo que más me agradó: la amabilidad del peruano y en particular el limeño.

Lima se encuentra ubicada frente al Océano Pacifico, por lo tanto la actividad en la playa es uno de los atractivos. La zona de Miraflores y San Isidro encierran modernidad y lujo. Ideal para degustar la gran variedad gastronómica procedente de todas las regiones del país. Aquí en Lima, convergen criollos, afroperuanos, andinos, amazónicos, inmigrantes chinos e italianos, etc, un sinfín de posibilidades para los aficionados a la degustación, ya que esta mixtura ha logrado maravilla en los sabores

Lima: Modernidad y tradición.

2. Ruta Moche en el departamento de Lambayeque y La Libertad.
En Perú han existido muchas culturas que se ve reflejadoen su legado. La Cultura Moche que data del 100 al 300 a.c. ocupa un lugar de jerarquía, antecesora de los Incas, influenciada por otras culturas, han dejado hermosos sitios arqueológicos. En el recorrido por sus palacios, pirámides e impresionantes construcciones, develarás los misterios de sus gobernantes y gobernantas y podrás visitar museos que exhiben la herencia que las culturas prehispánicas han dejado a los actuales pobladores. Por ejemplo: Los centros ceremoniales como Huaca del Sol, en el valle del Río Moche o la Huaca de la Luna. La ciudadela Chan Chan, tiene 180 km cuadrados de extensión y se encuentra a pocos kilómetros de Trujillo, es la más grande del mundo de adobe que se conserva.
En Chiclayo, departamento de Lambayeque, ubicada a 208 km de Trujillo, el valle de las pirámides, o visitar el Museo Tumbas Reales de Sipán… son lugares increíbles para saber de esta gran cultura.

Ruta Moche. Las huacas del Sol y de la Luna se ubican a 8 kilómetros al sur de Trujillo.

3. Playas del Norte en los departamentos de Piura y Tumbes.
El clima es privilegiado, es verano todo el año en estos departamentos. Sus cálidas playas de arena blanca, agua tibia y olas excelentes, son ideales para pasar unos días de relax y practicar deportes náuticos. Si eres amante de la fauna marina, los paseos en bote te permitirán ver diferentes especies: delfines, lobos marinos, tortugas y aves. Además aquí llegan las ballenas jorobadas de agosto a octubre que, año tras año, al igual que nuestra ballena franca recorre miles de kilómetros. En este caso, desde las aguas heladas de la Antártida hacia el norte del continente.

Turistas realizando el avistamiento de ballenas en Piura.

4. Kuélap y Gocta en el departamento Amazonas.
Con atractivas aves endémicas, esta ruta es indispensable para realizar avistaje de aves y para los amantes de la flora y en especial de las orquídeas. Amazonas es una combinación de parajes nubosos de altura y lugares de una atmósfera tropical que te llenarán de energía. Su capital Chachapoyas es una ciudad flanqueada por abruptos paisajes de cataratas, lagos y lagunas que le debe su nombre a una antigua cultura. Fueron los Chachapoyas (de 1200 a 1470 d.C.) quienes construyeron las imponentes murallas de Kuélap, sitio arqueológico increíble con sus frisos de piedra. Gocta, con su catarata que, según estudios en marzo del 2006 calcularon 540 mts de caída libre, colocándose en quinto lugar en el mundo, es un lugar de Selva donde el marco se presta a disfrutar de la naturaleza. Existe alojamiento en Cochachimba que permite descanso a la vista de la catarata y de allí partes por un sendero hasta disfrutarlas mas cerca.

Murallas de Kuélap.

5. Pacaya Samiria y el río Amazonas en el departamento de Loreto.
Sea en barco o en crucero, el recorrido por el río Amazonas será una experiencia inolvidable. Iquitos, capital del departamento de Loreto, es la puerta de entrada a esta región con miles de kilómetros de selva virgen y naturaleza exuberante. En la ciudad podrás conocer diversas manifestaciones culturales como sus coloridos shows musicales con danzas típicas, además de disfrutar de su gastronomía. En los alrededores, los albergues se han convertido en el mejor medio para descubrir los misterios de la selva.

Esta región tiene miles de kilómetros de selva virgen y naturaleza exuberante

6. Reserva de la biodiversidad en el departamento de Madre de Dios.
Madre de Dios es una puerta al paraíso. Una selva casi virgen de paisajes, que quitan el aliento: bosques, lagunas, caídas de agua, pantanos y “collpas” de arcilla visitadas por cientos de coloridos guacamayos, cuyo vuelo es un espectáculo que no te puedes perder. Una Colpa o collpa es una pared de arcilla en las orillas de un río que se forma naturalmente por la erosión del río. Por la mañana, cerca del amanecer verás agolparse guacamayos, pericos, periquitos, loros que se juntan a comer el arcilla. Un espectáculo natural, digno de ver. Podrás internarte en sus bosques, aprender sobre sus frutos, conocer su gente y admirar inimaginables especies de flora y fauna, mientras vives una singular experiencia de ecoturismo junto a las comunidades nativas.

Madre de Dios es una puerta al paraíso.

7. La ciudad Imperial y Machu Picchu en el departamento de Cuzco.
En Cuzco sentirás que estás entrando a una máquina del tiempo. Cuando recorras sus calles y barrios, descubrirás los sitios arqueológicos construidos por los incas entre los años 1471 a 1532 d.C.. Pero Cuzco no es sólo eso, la belleza arquitectónica colonial de 1532 a 1821 d.C. se funden en la ciudad que a su vez, se ha convertido en una urbe cosmopolita y abierta al turismo. Las ofertas son múltiples: historia, arqueología, tradiciones, deportes al aire libre, excelente gastronomía y espectaculares paisajes, una travesía coronada por Machu Picchu, verdadera maravilla del mundo.

Ciudadela de Machu Picchu

8. Los pueblos de Titicaca en el departamento de Puno.
Contemplar el amanecer a orillas del Lago Titicaca es una experiencia que no te querrás perder. Verás como el cielo compite con la luminosidad de sus aguas azules e interminables, que albergan islas y penínsulas cuyos pobladores han sabido mantener sus tradiciones y las comparten con sus visitantes. Puno es inolvidable, una tierra que nunca deja de dar sorpresas, donde la calidez de sus pobladores aimaras y quechuas te hará sentir bienvenido.

Lago Titicaca.

9. La Ciudad Blanca en el departamento de Arequipa.
Prepárate para quedar hechizado por el encanto de Arequipa. Su hermoso Centro Histórico, Patrimonio de la Humanidad, se levanta bajo la atenta mirada del volcán Misti. Un conjunto de joyas arquitectónicas moldeadas en sillar con armonioso arcos de medio punto, fachadas y cúpulas es sólo comparable con la impactante geografía que rodea la ciudad y la amabilidad de su gente. En Arequipa, la cordillera de los Andes tiene poderosa presencia y, así como nevadas, hay profundos cañones donde la naturaleza y la historia escanden verdaderas sorpresas.

Centro Histórico de Arequipa.

10. Los encantos del desierto en el departamento de Ica.
La manera en que el sol muere en las arenas del desierto de “Ica” es probablemente una de las visitas más hermosas que existen. Podrás contemplarlo asombrado o disfrutando de la adrenalina que producen los deportes que se practican en sus dunas. En Ica, el paisaje árido contrasta con la fertilidad de sus valles. Un territorio que vio nacer a las antiguas culturas Paracas (de 600 a.C. a 200 d.C.) y Nazca (de 0 a 750 d.C.), otra cultura que se desarrolló paralelamente a la Moche. Sobrevolar las “Líneas de Nazca” es intentar descifrar estos trazados de varios km de extensión. Aquí encontraras al insuperable Pisco, bebida nacional del Perú.

Areneros y sandboard en el oasis de Huacachina, Ica.

Fotos: Fabiana Chércoles y PromPerú.