martes , 17 octubre 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› CAMINOS DE LA FE ›› Los fieles participaron de la bajada de la Cruz del Señor de los Milagros de Mailín en la provincia de Santiago del Estero
Los fieles participaron de la bajada de la Cruz del Señor de los Milagros de Mailín en la provincia de Santiago del Estero.

Los fieles participaron de la bajada de la Cruz del Señor de los Milagros de Mailín en la provincia de Santiago del Estero

Con pañuelos y banderas rindieron homenaje al Cristo Forastero que fue trasladado al Árbol Santo, donde monseñor Bokalic presidió la misa. Grandes muestras de fe se viven en la Villa Mailín.

Los devotos de Nuestro Señor de los Milagros de Mailín comenzaron a arribar a la Villa, donde se vivieron grandes muestras de fe durante la bajada de la Cruz y su traslado al Árbol Santo. Con esta celebración comenzaron ayer los actos centrales de la fiesta grande del Cristo Forastero, de la que participan cientos de peregrinos.

715x402_LIB050516-015F03A las 17.30, las campanas del santuario anunciaron la salida de la Cruz y cientos de pañuelos y banderas se agitaban para recibir la sagrada imagen, que permanecerá en el templete hasta el domingo.

Monseñor Vicente Bokalic encabezó la procesión, que tras su recorrido por algunas calles arribó al Árbol Santo, donde se ofició la misa, y prosiguió su recorrido hacia el templete, donde muchos peregrinos ya hacían fila para tomar gracia de la imagen. “Éste es el Señor que quiso quedarse para siempre entre nosotros. Desde este árbol milagroso, queremos comenzar esta celebración, estos días de fiesta y de alegría para renovar la fe en Jesús, el Señor de la historia, que es nuestro hermano, amigo y compañero. Aquel que está al lado nuestro y que sabe de nuestras alegrías y tristezas”, dijo el obispo ante la algarabía de los fieles.

Más adelante, señaló: “Estos son los días tan esperados, no solamente para este pueblo de Mailín, sino por todo nuestro Santiago. Cuántos de ustedes se prepararon para llegar aquí, para reencontrarnos con este Señor que nos acompaña siempre, que es el rostro misericordioso de Dios, y no hay un signo más grande de la misericordia de Dios que la Cruz, es la misericordia encarnada de la bondad y del inmenso amor que tiene Dios por nosotros”.

En su mensaje, Bokalic también reflexionó que “nosotros tenemos este regalo centenario de esta Cruz, de este Señor de los Milagros, que nos recuerda el amor inmenso de Dios. Bendito sea Dios que se manifestó en medio de los pequeños y de los débiles. Dios quiso manifestar su misericordia y nos quiso decir a todas las generaciones de santiagueños y otros que vienen a esta tierra sagrada, que el Señor nos ama para siempre”. “Hoy debemos renovar las gracias por este regalo que nos hizo aquí. Este Señor de Mailín nos espera siempre, en Él encontramos la fortaleza y las esperanzas, en Él abrimos lo más íntimo de nuestra vida y corazones. Cada uno de nosotros traemos alegrías y tristezas, pero sabemos que en Él vamos a encontrar el consuelo, la comprensión y la gracia que necesitamos para seguir caminando; y lo hacemos con un corazón confiado porque sabemos que Él sabe de estas cosas que vivimos”, finalizó el obispo.

Fotos: Turismo Santiago