Jueves , 27 Abril 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› Sabores, Aromas y Colores ›› Malbec World Day. Un día, una celebración, una estrella global
Malbec World Day. Un día, una celebración, una estrella global

Malbec World Day. Un día, una celebración, una estrella global

¿Por qué el Día Mundial del Malbec se celebra el 17 de abril?

El origen del Malbec se encuentra en el sudoeste de Francia. Allí se cultivaba este cepaje con el que se elaboraban vinos denominados “de Cahors” por el nombre de la región, reconocidos desde los tiempos del Imperio Romano. Estos vinos se consolidaron en la Edad Media y terminaron de fortalecerse en la modernidad.

Casona Lopez Malbec

La conquista del mercado inglés fue un paso decisivo en la valoración de esta cepa en Inglaterra y en el mundo. Hacia fines del siglo XIX, la plaga de filoxera destruyó la viticultura francesa, por lo que el “Cot” cayó en el olvido dejando, sin embargo, una cultura de apreciación del Malbec ya construida.

Sobre esa base se desplegó, un tiempo después, el Malbec Argentino. Esta cepa llegó en 1853 a nuestro país de la mano del francés Michel Aimé Pouget (1821-1875), un agrónomo contratado por Domingo Faustino Sarmiento para llevar adelante la dirección de la Quinta Agronómica de Mendoza.

Siguiendo el modelo de Francia, esta iniciativa proponía incorporar nuevas variedades de cepas como medio para mejorar la industria vitivinícola nacional. El 17 de abril de 1853, con el apoyo del gobernador de Mendoza, Pedro Pascual Segura, se presentó el proyecto ante la Legislatura Provincial, con vistas a fundar una Quinta Normal y una Escuela de Agricultura. Este proyecto fue aprobado con fuerza de Ley por la Cámara de Representantes, el 6 de septiembre del mismo año.

A fines del siglo XIX y de la mano de los inmigrantes italianos y franceses, la vitivinicultura creció exponencialmente y con esta, el Malbec, que se adaptó rápidamente a los diversos terruños que proponía nuestra geografía donde se desarrolló, incluso, mejor que en su región de origen. De esta forma, con el tiempo y con mucho trabajo, se perfiló como uva insignia de la Argentina.

La gestión de Pouget y Sarmiento en la Quinta Normal de Mendoza fue parte decisiva de este proceso. El 17 de abril es, para Wines of Argentina, no sólo el símbolo de la transformación de la vitivinicultura argentina, sino el punto de partida para el desarrollo de esta cepa, emblema nuestro país a nivel mundial.

MWD- Ediciones

El MWD se realizó por primera vez el 17 de abril del 2011. En dicha ocasión se llevaron a cabo más de 72 eventos en 45 ciudades de 36 países.

La enorme trascendencia a nivel internacional que el Malbec World Day ha logrado en cada una de sus ediciones ha sido también gracias al apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la Nación Argentina. Más de 40 representaciones de Argentina alrededor del mundo juegan año a año un rol fundamental en la repercusión que cobra el Malbec World Day en los medios internacionales.

El 17 de abril del 2012, en su segunda edición, se realizaron más de 142 eventos en 68 ciudades de 43 países alrededor del mundo. Los festejos claves se realizaron en Nueva York, Washington, Los Ángeles y Seattle en USA; Ottawa, Toronto, Victoria y Vancouver en Canadá; Reino Unido, Holanda, Colombia, Perú, México, Brasil, Costa Rica y Buenos Aires (Argentina).

En 2013 se realizaron 106 eventos en 76 ciudades de 50 países. El mundo entero le hizo honor a la cepa insignia de nuestro país.

Se decidió destacar a este varietal como una expresión artística y cultural y enlazarlo con la fuerza comunicacional del “street art”, es por esto que artistas como Run Don’t Walk, Jaz, Pum Pum, Panamá Club, Planeta Cees, Cekis y Clandestinos pintaron murales en Mendoza, San Pablo, Nueva York y Londres. Más de 1,5 millones de personas se sumaron a los festejos en todo el mundo. Y más de 300 bodegas argentinas pudieron presentar orgullosas sus malbec a diferentes públicos.

Los festejos del 2014 exaltaron la cultura musical bajo la consigna: “Al son del Malbec” (o “Al compás del Malbec”). Desde sus orígenes ancestrales, las fiestas báquicas apelaban a la liberación de los sentidos a través de la sensualidad y el movimiento. Por ello, ese año se buscó a través de la música, realzar la calidad rítmica de nuestro vino. El ritmo del Malbec es como su sabor: indómito, intenso y vigoroso.

Malbec Making Noise fue la primera feria de vinos en honor a este varietal. Estuvo dirigida a jóvenes de 25 a 35 años y su propuesta incluyó degustar vinos Malbec ordenados según sus tipos y estilos (rosados tranquilos, espumantes, tintos jóvenes, tintos de cuerpo medio, tintos estructurados, dulces, etc).

Este formato de evento se realizó no sólo en Buenos Aires sino que también en Lima, Perú; San Pablo, Brasil y el Distrito Federal de México.

En Londres, Reino Unido y Nueva York, USA se llevó a cabo el evento “Cambalache”, cuyo objetivo fue proporcionar a los asistentes una experiencia de inmersión en la cultura y el espíritu de Argentina, en el cual el vino es una parte esencial.

En total se realizaron más 60 eventos en 55 ciudades de 44 países del mundo.

En la 5ta. edición del Malbec World Day 2015 se llevaron a cabo más de 70 eventos en 64 ciudades de 50 países del mundo para hacerle honor a la cepa insignia de la Argentina. En todos ellos se exhibieron tres cortometrajes seleccionados por WofA y creados para que sus espectadores puedan realizar una inmersión en la cultura argentina y específicamente en el Malbec, un morocho nacido en Francia que supo convertirse en el argentino más grande.

El evento tuvo como coprotagonista al cine, que al igual que el vino combina arte e industria a la vez. Hacer cine implica crear experiencias audiovisuales, contar historias, agudizar nuestra percepción del mundo e inventar atmósferas que estimulan nuestros sentidos. La cinematografía engloba diversas disciplinas: fotografía, literatura (guión), música, actuación y montaje. Es un proceso largo que incluye el trabajo de toda una industria. Su parte final, el montaje, implica una selección cuidadosa de los elementos de trabajo y la realización de una síntesis perfecta.

Del mismo modo, nuestro vino Malbec es arte porque refleja nuestra manera de ser argentinos, simboliza nuestro carácter, nuestra pasión y nuestra relación férrea con la tierra, crea atmósferas íntimas que refuerzan vínculos, aportan calidez y confianza, alteran nuestra percepción sensorial; y es industria porque reúne las capacidades de nuestro capital humano y los avances tecnológicos para mejorar con el tiempo.

Lights, Camera, Malbec fue una feria de vinos que se replicó en New York, Estados Unidos; Lima, Perú; San Pablo, Brasil, el Distrito Federal de México; Bogotá, Colombia y Buenos Aires, Argentina. Así mismo, se desarrollaron campañas con los principales retailers de Reino Unido, Canadá, Brasil y México para promover las ventas. Todas las acciones tuvieron como objetivo proporcionar a los asistentes una experiencia de inmersión en la cultura y el espíritu de Argentina, en el cual el vino es una parte esencial. Asimismo, junto con el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la Nación Argentina y los Gobiernos Provinciales, se llevaron a cabo eventos con periodistas, compradores e invitados especiales, que incluyen degustaciones, shows de tango, comidas, en más de 64 representaciones de 50 países alrededor del mundo.

En la edición 2016 del Malbec World Day, bajo el concepto “Celebremos un clásico”, se realizaron más de 70 eventos en 70 ciudades de 54 países. Las celebraciones contaron con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación y la Corporación Vitivinícola Argentina.

Para el sexto año de festejo, Wines of Argentina destacó que el Malbec se ha convertido en un clásico. Un varietal clásico es aquel que se toma una y otra vez, a través del cual se descubren nuevas expresiones del terroir y nuevas capas de aromas y sabores. Un vino clásico es aquel que es apreciado tanto por aquellos que lo prueban por primera vez como por aquellos que lo beben asiduamente.

Un clásico brinda tanto placer que nos invita a explorarlo seguidamente. Además, un clásico se transforma en un modelo. El Malbec se ha convertido en el paradigma del vino argentino, es nuestra cepa emblemática. Esto significa que, gracias a él, hemos podido comenzar la aventura de descubrir el potencial de nuestra industria vitivinícola.

MWD 2017: Malbec, el corazón de Argentina

La séptima edición girará en torno al concepto del Malbec como corazón de la Argentina. Convertido en motor de las más audaces innovaciones, el Malbec ha dotado de un carácter pujante a la industria vitivinícola del país durante los últimos veinte años.

El Malbec no es solamente un vino. Es un fruto generador de trabajo, idiosincrasia, cultura y desarrollo. Cada botella es una declaración de lo que guardan las entrañas de la Argentina. Cada botella habla de las manos, la destreza y el alma de nuestros hombres. Este varietal expresa un modo de hacer, un estilo de vida; involucra técnica, originalidad y pasión.

Los vinos más profundos nacen de los anhelos más profundos de sus pueblos, aquellos que radican en el corazón. El Malbec es el corazón de nuestra industria y continúa siendo nuestro embajador en el resto del mundo.

Con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto y la Corporación Vitivinícola Argentina nuestra cepa insignia será homenajeada en las principales ciudades del mundo. Se prevé una nutrida agenda que incluye actividades conceptuales para consumidores, ferias de vino para prensa y trade, charlas de expertos, degustaciones y promociones en vinotecas y restaurantes.

Fuente: http://www.winesofargentina.org/