jueves , 14 diciembre 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› Sabores, Aromas y Colores ›› No hay cocina sin productos, ni productos sin productores
No hay cocina sin productos, ni productos sin productores.

No hay cocina sin productos, ni productos sin productores

Alimentos, técnicas productivas, tradiciones culinarias y saberes locales hacen a la identidad de las regiones y muchas veces su existencia está al resguardo de los emprendedores familiares quienes, a través de su trabajo, elaboran alimentos con una gran impronta artesanal y actualizan las prácticas propias de cada lugar.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) tiene presencia en todo el país y acompaña la generación de conocimientos, rescate de saberes e intercambio de información para mejorar la competitividad del sector agroindustrial argentino en un marco de inclusión social y desarrollo territorial sustentable.

logos-jose-convertido-01-nuevoPromueve la innovación, concebida como un proceso social acumulativo en el que nuevos productos y procesos son generados con los actores públicos y privados y contribuye a la conservación de la agrobiodiversidad, el rescate y valorización de especies vegetales y animales, como así también del patrimonio cultural, que involucra la puesta en valor de productos, procesos y costumbres.

Los alimentos regionales y las cocinas regionales reflejan un mosaico de identidades y saberes locales, que se plasman como un vínculo entre el campo y la mesa de las familias. La investigación, difusión y promoción de las cocinas regionales son una muy buena manera de para poner en valor los productos representativos de cada territorio y posicionarlos dentro y fuera del mismo, articulando la agricultura, el comercio, la cultura y el turismo.

Es por ello que el INTA y la Fundación ArgenINTA impulsan un conjunto de actividades que tienen por objetivo difundir los productos tradicionales, favorecer el acceso a mercados de los productores y productoras y contribuir al conocimiento sobre los procesos identitarios de los territorios.

Este conjunto de iniciativas se agrupan bajo la denominación DEL TERRITORIO AL PLATO.

Alimentos, técnicas productivas, tradiciones culinarias y saberes locales hacen a la identidad de las regiones y muchas veces su existencia está al resguardo de los emprendedores familiares quienes, a través de su trabajo, elaboran alimentos con una gran impronta artesanal y actualizan las prácticas propias de cada lugar.

Con la mirada puesta en esta riqueza, el INTA y la Fundación ArgenINTA –en articulación con los ministerios nacionales de Agroindustria, Cultura y Turismo– impulsan la iniciativa “Del territorio al plato” para promover la inserción de productos en circuitos de comercialización más amplios y su consumo en otras regiones del país.

“No hay cocina sin productos, pero los productos no existen si no están los productores y eso es lo que queremos con este proyecto, no sólo mostrar un producto o alimento, sino a la gente que está en su territorio”, expresó De Haro. Así, De Haro definió que “‘Del territorio al plato’ es una ocasión para poner en valor algunos productos que están en los territorios y no son muy conocidos y acercarlos a los mercados” y acentuó: “El criterio es que no se consume lo que se conoce y, en esa línea, estamos convencidos del aporte de las estrategias de promoción y de la capacidad del INTA para impulsarlas”.

Claudia Bachur, del equipo de comercialización de UNIR, remarcó que “el proyecto es una colaboración de puesta en valor que busca articular a todos los integrantes con el propósito de conformar un clúster de alimentos y cocinas regionales”. De acuerdo con Bachur, esto permitirá que “el producto generado por un emprendedor en un determinado lugar de la Argentina –tal vez lejano o de difícil acceso– termine en un plato de comida, ya sea dentro de una casa, en un hotel, en un circuito de miniturismo o en un restaurant de una ciudad grande ubicado en la región o en otra”.