jueves , 21 septiembre 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› DE TEMPORADA ›› San Martín de los Andes, el encanto de las playas de montaña
San Martín de los Andes, el encanto de las playas de montaña

San Martín de los Andes, el encanto de las playas de montaña

San Martín de los Andes florece entre montañas, bosques y lagos. Mágicas playas nacen a la vera de espejos de agua cristalinos, en los que residentes y turistas, descansan, se sumergen y realizan diversas actividades deportivas.

e330256a-20ad-4c6c-b98c-6ef77f670180Este año de altas temperaturas y con un verano que se resiste a pasar inadvertido, San Martín de los Andes, es sin lugar a dudas un refugio ideal para disfrutar de distintas playas de aguas cristalinas, enmarcadas en paisajes imponentes de la Patagonia Argentina.

El lago Lacar resulta ser una buena forma de refrescarse en un hermoso día de verano. Quila Quina, Catritre y La Islita, son algunas de las playas más conocidas y con mejor acceso al acceso al lago.

En el centro de la ciudad, la costanera de este espejo de agua, tiene unos 600 metros de extensión y constituye el principal atractivo turístico y el de mayor jerarquía de San Martín de los Andes por diversos motivos: es el punto de acceso al Parque Nacional Lanín; su ubicación está en pleno contacto con la ciudad; es el único puerto turístico para excursiones y deportivo en la localidad, con una amplia zona de playa y balneario; y es el punto de inicio o finalización de la ruta de los Siete Lagos.

En el “Paseo Costanera” se encuentran el muelle, la playa, confiterías, áreas de esparcimiento, con bancos, ramblas de madera con la mejor vista al lago, y un skatepark para la diversión y entretenimiento de los jóvenes.
002cd537-daf7-4f71-a805-5288ac56b63dA sólo 5 kilómetros de este punto, la playa Catritre es una de las más destacadas en la región y ofrece una extensa costa, también presenta un camping organizado con una despensa y un bar que balconea a la playa.

En Catritre se disfruta durante el verano de las aguas serenas del Lacar, ya sea nadando, practicando canotaje, actividades subacuáticas, kayak, o simplemente tomando sol para adquirir el típico bronceado de cordillera.

Desde allí se tiene una vista espectacular de la costa norte del Lacar con el cerro Bandurrias y el Trompul al frente y todas las laderas del cordón de Quilanlahue cubiertas de densos bosques. A esta playa se puede acceder en vehículo, a pie o en bicicleta, y si se prefiere se puede llegar en kayaks partiendo de la costanera.

La Islita es otra de las alternativas para quienes busquen el encanto veraniego de la Patagonia. De arenas puras y blancas, esta playa agreste aparece a sólo 6 km y es un lugar ideal para quienes gusten de los sitios relajantes. Allí se puede acceder a una hermosa islita con pocos minutos de nado.

A la playa, se puede llegar en vehículo, por camino de tierra, y también caminando 40 minutos por senderos en la montaña, en tierras de la Comunidad Mapuche Curruhinca. En la aldea se encuentra un almacén donde se puede degustar ricas torta-fritas realizadas por las mujeres de la comunidad.

Por el camino de los Siete Lagos, pero a 17 kilómetros de San Martín de los Andes, se encuentra La villa Quila Quina. El mismo asciende desde los 640 metros sobre el nivel del mar hasta los 900 metros. Esta playa se destaca por ser la “playa sin viento”, que contiene un pintoresco muelle con embarcaciones y una bahía, donde también se pueden contratar guías vaquéanos de las comunidades para su recorrido por el mágico paisaje y descubrir las historias del lugar.

Espléndidas vistas cordilleranas y el lago extendiéndose con su inmensidad sobre la margen del camino, serán la compañía en el trayecto. Aquí mismo se puede disfrutar de dos miradores naturales que deparan una vista panorámica de toda la villa Quila Quina, sus playas, el muelle, el arroyo Grande y la inigualable naturaleza que la rodea.

A unos 28 kilómetros de casco histórico, camino al paso internacional Hua Hum, se encuentran Yuco y Yuquito, otros dos refugios naturales que nadie puede dejar de conocer. Están ubicadas en una espectacular península sobre el lago Lacar, son playas de arena, aguas verde esmeralda y rocas gigantes que forman pozones y piletones ideales para relajarse de los apuros de las grandes ciudades.