lunes , 20 noviembre 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› FIESTAS POPULARES ›› Se realizó en Jujuy el 14ª Festival de la sal, orgullo de las comunidades y de la minería social

Se realizó en Jujuy el 14ª Festival de la sal, orgullo de las comunidades y de la minería social

El Ministerio de Producción, a través de la Dirección de Minería, participó del 14º Festival de la Sal en las Salinas Grandes organizado por las tres comunidades aborígenes que trabajan y viven de la producción de sal: San Miguel de Colorados, Santuario de Tres Pozos y Pozo Colorado.

La jornada contó con el protagonismo de las comunidades originarias que dejaron sus labores en las salinas para presentar artesanías realizadas en sal y lajas, comidas regionales y música en vivo, incluyendo el ritual de la Pachamama para agradecer por el trabajo de todo el año y ante la mirada atenta de cientos de turistas que acompañaron el evento.

festival-de-la-sal-2_20173
Jujuy, 14ª Festival de la sal, orgullo de las comunidades y de la minería social.

“Como siempre desde el Gobierno Provincial estamos acompañando a la actividad minera”, precisó el Director de Minería y Recursos Energéticos –a cargo de la Secretaría de Minería- del Ministerio de Producción, Javier Elortegui Palacios, quien efectuó diversos anuncios en las salinas ubicadas en el departamento Tumbaya, a más de 3.500 metros de altura sobre el nivel del mar.

“El Ministro de Producción, Gabriel Romarovsky, ha otorgado importantes partidas para la construcción de 600 piletas destinadas a las tres comunidades trabajadoras de la sal, teniendo en cuenta que de las piletas cosechadoras se obtiene la sal más pura”, dijo el director.

En la ocasión se recordaron las diferentes maneras para la obtención de este recurso: la sal de raspado, que implica un trabajo muy parecido al arado; la sal obtenida en panes, que se extrae y amolda con la fuerza de pico y hacha; y la sal cosechada en piletones, donde se acumula la lluvia y la potencia del sol luego evapora el agua, dejando surgir los cristales de sal en su máxima pureza. Esta sal es utilizada para la comercialización y venta masiva, mientras que la sal en panes se destina a la alimentación de ganado principalmente, aunque también es empleada para las artesanías.

También se entregaron indumentarias para los trabajadores de Mina Esperanza, yacimiento ubicado a 2 kilómetros al norte del salar donde se efectúan las labores de arrastre y se vive “la agresividad de la sal”, por lo que los insumos de trabajo deben ser repuestos anualmente. “Es tradicional que la Secretaría haga entrega de estos materiales para los mineros que trabajan de manera totalmente artesanal, por ello sabemos el valor que les dan a las camperas térmicas, botines de seguridad, camisas y pantalones de grafa, como también palas y picos que están recibiendo”, puntualizó.

Tomando la premisa de una minería con cuidado ambiental y participación de las comunidades, Elortegui anticipó a los pobladores que se iniciará un nuevo llamado para la evaluación ambiental de todos los proyectos, abarcando el rol del Estado, la opinión comunitaria y la postura privada, ponderando el “aprovechamiento de este recurso vivo que son las salinas”.

Santiago Lamas, artesano andino, comentó que antes el festival se realizaba para el lado norte del Salar, cambiando de escenario para aprovechar la afluencia de visitantes. “Además de trabajar en la extracción de sal acá se realizan muchas artesanías hechas totalmente a mano, como el tallado en sal, en laja y los tejidos que luego son vendidos a los turistas que nos visitan”, dijo.

Su par regional Aldo Valdiviezo señaló “este festival es una emoción muy grande paras las tres comunidades, por la unión que hemos logrado en defensa de nuestro territorio, las salinas, para que nos reconozca el mundo entero y valorice las tradiciones ancestrales de nuestros abuelos que hicieron patria en este mismos suelo”.

Por último, Verónica Chávez manifestó además el orgullo de ser parte de las comunidades del departamento Tumbaya. “Nos sentimos felices y orgullosos de poder mostrar nuestro trabajo; soy una mujer minera, trabajo la sal y lucho por el futuro de mis hijos, como lo hicieron nuestros abuelos y padres por nosotros”.