martes , 21 noviembre 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› Sabores, Aromas y Colores ›› Tendencias gastronómicas

Tendencias gastronómicas

Nunca está todo dicho cuando de alimentarse se trata y por eso los establecimientos han incorporado tips y costumbres novedosas para todos los gustos y en todo el país. Algunos tienen años de desarrollo, pero otros son incipientes y causan furor.

De pronto crecieron en todos lados establecimientos que ofrecen alimentos veganos, para celíacos, con huerta propia, con dulces exóticos, originarios y de diferentes colectividades. Por suerte.

Ferias verdes. Inevitable no nombrar estos vistosos lugares que crecieron por todas las grandes ciudades y donde se pueden adquirir productos orgánicos, muy solicitados.
Ferias verdes. Inevitable no nombrar estos vistosos lugares que crecieron por todas las grandes ciudades y donde se pueden adquirir productos orgánicos, muy solicitados.
Ferias verdes. Inevitable no nombrar estos vistosos lugares que crecieron por todas las grandes ciudades y donde se pueden adquirir productos orgánicos, muy solicitados y que provienen de huertas orgánicas creadas ad hoc. Estas ferias vienen a reemplazar, de alguna manera, a aquellos viejos puestos que se presentaban en calles secundarias de los barrios una vez por semana —aunque en algunos puntos estratégicos siguen firmes—. Son, claro, parte del circuito de la onda verde, foodies que únicamente consumen productos orgánicos, frescos y sabrosos. ¿Dónde están? Rotan pero se anuncian en los periódicos.

Dulces sabores de nombres extraños. Las abuelas no lo pueden creer, pero es verdad: con nombres raros se reeditaron los cupcakes —ex madalenas— que causan furor en el circuito inacabable de Palermo y que están inspirados en la pastelería neoyorquina. Se trata de una especie de alfajor crocante y cremoso a la vez, hecho sobre la base de almendras molidas.

Nunca está todo dicho cuando de alimentarse se trata y por eso los establecimientos han incorporado tips y costumbres novedosas para todos los gustos.
Nunca está todo dicho cuando de alimentarse se trata y por eso los establecimientos han incorporado tips y costumbres novedosas para todos los gustos.
Comida criolla. De moda nuevamente, la comida autóctona no se limita al asado, los tamales o las empanadas. En este revival vernáculo tenemos un renacer de las salsas criollas y chimichurris gourmet, mezclado con platos, como el Curanto, en el sur del país, que son sencillamente deliciosos. También se puede comer ñandú, llama, ciervo y jabalí de norte a sur aunque, claramente, en Buenos Aires siempre se puede encontrar un rincón con sabores así de exóticos.

Frutos de mar. La recomendación de los médicos de comer pescado con mayor frecuencia convirtió algunos insulsos platos en sabrosos manjares, salpicados con una enorme cantidad de especias, impensables hasta hace poco. En el interior del país, esta tendencia se da con las piezas autóctonas: pacú, dorado, bogas. Toda la vera del río Paraná, desde el litoral hasta su desembocadura, ofrece platos exquisitos y chefs dispuestos a todo, hasta a crear comida fusión con pescados de aguas dulces. Para probar.

Bar tender y colores incomparables.
Bar tender y colores incomparables.
Bar tender y colores incomparables. Nada del trago habitual: cada vez más restaurantes y bares tienen detrás de la barra un señor que, coctelera en mano, prepara tragos incomparables. Pero también muchos restaurantes han incorporado las limonadas con jengibre, licuados exóticos, y hasta platos con frutas como el mango, los higos, el plátano, en fin, colores y sabores dignos de probar.

Infusiones fashion. Al principio fue el vino y la moda de la cata. Ahora se acostumbra salir a probar diferentes blends de café y de té, y hasta estudiar las diferentes formas de conocerlos. Para eso, también proliferaron los establecimientos expendedores de semillas, diferentes especias para mezclar con las infusiones y todo lo que provenga del Barrio Chino: tés de todos los colores y hierbas curativas.

Yogur helado. En línea con los productos de temporada, y para los que anhelan un bocadito dulce, refrescante y light, el frozen yogur irrumpió para competir con el helado. Tanto, que en algunas tiendas se pueden combinar varios gustos como si se tratara del viejo ice cream de la infancia.

Latinoamérica presente. Las cevicherías top fueron el comienzo de una nueva forma de comer, aunque entre la colectividad peruana y en algunas zonas menos chic ya se servían desde hacía años. No importa, lo bueno es que estén y nos regalen esos sabores extraños, como el cilantro, que tanto sazonan los platos. Pero hay más: los chefs lograron fisionar Japón con Perú, y hoy la oferta de ceviche y sushi en los mismos lugares es más que una costumbre.

Verde que te quiero verde. Los más diversos colores que solo dan las ensaladas.
Verde que te quiero verde. Los más diversos colores que solo dan las ensaladas.
Nueva York latente. En las ciudades más importantes de los Estados Unidos, el brunch es la regla y no la excepción. Pero en Buenos Aires ahora entusiasmó la tendencia. Se trata de una comida que va entre el desayuno y el almuerzo, y que incluye tostadas, huevos revueltos, fiambres y diversas infusiones. Los grandes hoteles tienen una oferta irresistible en la que no falta una vasta variedad de vinos y champagnes —como debe ser—.

Verde que te quiero verde. Nadie que salga a comer fuera de su casa admite que en el restaurante no haya una mesa con los más diversos colores que solo dan las ensaladas. Fideos con legumbres, cebollas caramelizadas y aliños de los más variados hacen las mieles de los comensales.

Fuente y fotos: gentileza Revista de FEHGRA
http://revistahyg.com.ar/2015/08/21/tendencias-gastronomicas/