domingo , 22 octubre 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› Sentí Argentina HOY ›› Un Inmenso Artista en “El Hombre de la Mancha”
Un elenco brillante entrenado por un gran Pepe Cibrian.

Un Inmenso Artista en “El Hombre de la Mancha”

* por Carolina Perin

Hablar de Pepe Cibrian Campoy es emparentarse directamente con la línea argumental de esta obra.

Nada de lo que sucede sobre el escenario le es ajeno.

Pepe Cibrian Campoy.
Pepe Cibrian Campoy.
La construcción de los tres personajes en simultaneidad y sucesión. Cervantes, Quijano y el hombre de la Mancha llevan de la mano al espectador por realidades y sueños, con contenidos y continentes diferentes.

El parlamento descriptivo de lo que es la vida remite a la más cruda realidad.

Los tonos, cadencias y matices impuestos por Pepe Cibrian Campoy hablan de un trabajo de comprensión que surge de lo más profundo de su sensibilidad.

Un Sancho que es abrazado por Raul Lavie en una piel que le resulta propia y con medios tonos en algunos pasajes de la melodía, que trascienden en el amor que siente por su caballero.

Una Dulcinea que en la exquisita Cecilia Milone adquiere la relevancia de lo que el amor y el respeto de un caballero generan en una mujer.

Un elenco brillante, entrenado por un director como Pepe Cibrian Campoy que sabe cómo hacer brillar desde el escenario a cada uno de sus integrantes con su virtuosismo.

Un Hernán Kutter en el Dr Sanson Carrasco que mantiene en toda su actuación la difícil interpretación de la severidad sin dejarse tentar nunca por salir del personaje.

¿Qué decir de Ángel Mahler y su dirección orquestal?
Manifiesta el virtuosismo del que sabe que la voz es un instrumento, y como tal, maneja la totalidad de los instrumentos que acompañan esas cadencias y momentos de los protagonistas.

El Hombre de la Mancha en el Maipo.
El Hombre de la Mancha en el Maipo.
La iluminación se convierte bajo la mano de Cibrian en un elemento que en cada una de sus obras ha ido creciendo diluyendo esa separación que en lo ambiental se da entre el espectador y el escenario.

Cada vez más acerca la butaca al espacio escenográfico y eso se logra sólo con estudio, percepción y talento.

En definitiva yo nos diría a los que amamos el teatro, la música, la literatura y el arte, que nos pongamos de pie para aplaudir a estos inmensos artistas.

Disfrútenlos y contagiense de los sueños y de las fantasías que esta interpretación genial de Lavie, Millone y Cibrian Campoy nos regalan.

Fuente: Carolina Perin Comunicación