viernes , 15 diciembre 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› Opinión ›› Viajes y turismo, ¿se pueden considerar realmente una industria?

Viajes y turismo, ¿se pueden considerar realmente una industria?

foto di marino columnistaPor Lic. Claudio Di Marino
En la próxima década el turismo, las telecomunicaciones y la informática serán los vectores de la economía mundial, enmarcados por los avances tecnológicos. Desde esta perspectiva y avance hacia el futuro podemos preguntarnos si el turismo puede considerase o referirse como una industria. Este es un debate desde hace muchos años, diversos organismos internacionales como la Organización Mundial del Turismo (OMT) y  la World Travel Tourism Council (WTTC) coinciden en nombrar al turismo como una industria.

La actividad económica es el conjunto de acciones que tienen por objeto la producción, distribución y consumo de bienes y servicios generados para satisfacer las necesidades materiales y sociales.

La actividad económica tiene distintas ramas o actividades  dependiendo del tipo de proceso que involucra. Se establecen tres sectores llamados primario, secundario y terciario.

El sector primario está formado por las actividades económicas relacionadas con la transformación de los recursos naturales en productos primarios no elaborados. Usualmente, los productos primarios son utilizados como materia prima en otros procesos de producción en las producciones industriales. Las principales actividades del sector primario son la agricultura, la minería, la ganadería, la silvicultura, la apicultura, la acuicultura, la caza y la pesca.

El sector secundario reúne la actividad artesanal e industrial manufacturera, mediante las cuales los bienes provenientes del sector primario son transformados en nuevos productos. Abarca también la industria de bienes de producción, tales como materias primas artificiales, herramientas, maquinarias, etc. De igual manera comprende la industria de bienes de consumo, así como también la prestación de los servicios a la comunidad.

El sector terciario se dedica, sobre todo, a ofrecer servicios a la sociedad, a las personas y a las empresas, lo cual significa una gama muy amplia de actividades que está en constante aumento. Esta heterogeneidad abarca desde el comercio más pequeño, hasta las altas finanzas o el Estado. Es un sector que no produce bienes, pero que es fundamental en una sociedad capitalista desarrollada. Su labor consiste en proporcionar a la población todos los productos que fabrica la industria, obtiene la agricultura e incluso el propio sector servicios. Gracias a ellos tenemos tiempo para realizar las múltiples tareas que exige la vida en la sociedad capitalista de consumo de masas: producir, consumir y ocupar el tiempo de ocio.

Actualmente algunos especialistas agregaron dos sectores más.

El sector cuaternario, es un sector de reciente concepción que complementa a los tres sectores tradicionales, con actividades relacionadas con el valor intangible de la información, abarcando la gestión y la distribución de dicha información. Dentro de este sector se engloban actividades especializadas de investigación, desarrollo, innovación e información. Este nuevo enfoque surge del concepto de sociedad de la información o sociedad del conocimiento, cuyos antecedentes se remontan al concepto de sociedad postindustrial, acuñado por Daniel Bell.

El sector quinto, relativo a las actividades relacionadas con la cultura, la educación, el arte y entretenimiento. Sin embargo, las actividades incluidas en este sector varían de unos autores a otros, incluyendo en ocasiones actividades relacionadas con la sanidad.

Ahora bien si tomamos en cuenta la Cuenta Satelital de Turismo (CST) que es la que mide el impacto económico del turismo, podemos apreciar que toma rubros y datos de los cinco sectores detallados anteriormente. Sin embargo desde una perspectiva   tradicional, la actividad turística no se encuentra clasificada como industria en las actividades económicas

Theobald y Davidson expresa algunos argumentos que podrían dificultar en considerar al turismo como una industria:

-Necesita ganarse el respeto y la consideración que ahora carece, en relación con otros sectores económicos.

-Necesita disponer de datos y estadísticas adecuadas, precisas y significadas, para poder evaluar su contribución a la economía.

-Necesita proporcionar una señal de identidad a todos los que formar parte o intervienen, de una forma u otra, en él.

-Es un fenómeno social, no una actividad de producción.

Podemos rebatir algunos de estos argumentos.

Por intermedio de la CST mide la participación de los ingresos por turismo en el PBI, la generación de empleo directo y las inversiones en turismo. Por lo tanto se puede establecer una comparación de los datos económicos con otros sectores de la  economía.

En cuanto que el turismo no cuenta con identidad. En Argentina y en muchos países existe la carrera en el rango de grado de turismo. En Argentina hace ya más de cuarenta años en las universidades de gestión privada y hace una década aproximadamente en las universidades de gestión publica. Además también actualmente se dicta posgrados relacionados al turismo.

El turismo no solo es un fenómeno social que tiene incidencia en la cultura y en la sociedad, también el turismo ha permitido a distintas comunidades o regiones a diversificar su economía.

Tal vez haya que revisar la clasificación de las actividades económicas, tal y como se han entendido hasta el momento..

Por lo tanto el debate esta abierto y continua…………….

Lic. Claudio Di Marino

Director de la Escuela de Demografía y Turismo

Universidad Arg. J. F. Kennedy

mobile.wihack.com mobile.wihack.com взял мобильная версия под Android