viernes , 20 octubre 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› Columnistas ›› Visitando Rioja, España. Bodegas, pueblos y paisajes de ensueño
Plaza principal del pueblo de Haro, donde el vino es único protagonista.

Visitando Rioja, España. Bodegas, pueblos y paisajes de ensueño

FERNANDO 150x150Por Fernando Armesto.

Durante mi reciente viaje por España visité la región de La Rioja, la cual es una comunidad autónoma de España situada al norte de la península ibérica que limita con el País Vasco al norte (Rioja Alavesa), con Navarra al Noroeste y Aragón al Sureste (Zaragoza) y también con Castilla y León al Oeste y al Sur (Rioja Burgalesa y Soria). Recorrer las rutas riojanas permite descubrir pueblos que parecen detenidos en el tiempo como San Asensio, donde todos los jueves por la noche los habitantes salen a disfrutar los “pincho/potes”. Todos los bares del pueblo, hay de a cuatro por cuadra, ofrecen un “pote” (medida de cerveza o pequeño vaso de vino de la casa) más un “pincho” (tostada coronada con tortilla o jamón ibérico o cualquier otra delicia típica de la zona) por nada más que 1,20 €. Es común visitar varios bares por noche y pasar un agradable momento con amigos. Otro pueblo con encanto es Briones, allí se pueden visitar varios palacios o La Casa Encantada, un edificio barroco de 1775 que ha sido convertido en museo etnológico. En este pueblo se destaca la bodega Dinastía Vivanco que alberga el Museo de la Cultura del Vino, un completísimo museo de cuatro pisos que los amantes de los buenos vinos no pueden dejar de visitar.

Sala de toneles en Bodegas Roda.
Sala de toneles en Bodegas Roda.
Y si de vinos se trata, la comarca de Haro hace punta en el tema. En el barrio de la antigua estación se encuentran bodegas con proyección nacional e internacional que dan prestigio a esta Denominación de Origen.

Durante mi estadía, fui recibido por Agustín Santolaya, Director General de Bodegas Roda en las instalaciones de la bodega y bajo la experta guía de Vega Angulo pude conocer una bodega cuyos vinos siguen presentes en mi memoria. La bodega, propiedad de Mario Rollan y Carmen Daurella (las primeras dos letras de cada uno de los apellidos dan nombre a la bodega), elabora distintas líneas de vino, cada una con personalidad y carácter. Cada año se elaboran unas 300.000 botellas de las cuales se exporta el 50% a Estados Unidos, Suramérica, Asia y Suiza.

Roda posee 17 viñedos distintos desde donde proviene la materia prima de sus vinos. Cada uno de ellos se fermentan en tinas separadas y luego se mezclan para la crianza en barricas. El equipo enológico comandado por Carlos Díaz y compuesto por 8 profesionales, luego realiza las catas y análisis de laboratorio necesarias al momento de realizar los cortes.

Frente de la Bodega Roda.
Frente de la Bodega Roda.
En los laboratorios de Bodegas Roda se realizan trabajos de investigación sobre distintos temas tales como la viticultura biodinámica o la búsqueda de formas de cultivar la vid que sean resistentes a altas temperaturas. Durante la visita, pude descender 14 metros hasta llegar a un túnel antiguo de 100 metros de largo que en la actualidad se utiliza para conservar barricas a temperatura y humedad adecuada. Al final del túnel, hay una pequeña terraza con vista al río Ebro en la cual se realizan eventos o almuerzos con reserva previa. El paisaje amerita una visita sólo para contemplarlo y disfrutarlo.

La bodega cuenta con un Wine Bar que se abrió como respuesta al enoturismo y en el cual se pueden degustar los vinos que allí se elaboran. También hay una sala de exposiciones en la que en la actualidad, y hasta el mes de noviembre, se desarrolla la muestra fotográfica “Maridajes en femenino” con obras de diferentes artistas y épocas en las que las mujeres son únicas protagonistas.

Túnel subterráneo en Bodega Roda que alberga barricas de vino. Al final, terraza sobre el río Ebro.
Túnel subterráneo en Bodega Roda que alberga barricas de vino. Al final, terraza sobre el río Ebro.
Tuve la dicha de disfrutar todo el portfolio de vinos de la bodega. La línea Roda expresa la frescura varietal con frutas rojas al frente de una nariz con aromas delicados que invitan a disfrutar cada sorbo. La línea Roda I (destaco su reserva 2007), muestra más complejidad con aromas a frutas maduras y dejos torrefactos propios de su paso por madera. El tope de gama y vino icono de Bodega Roda se llama Cirsion (“cardo” en Latín y Griego), su cosecha 2010 es un vino con una intensidad colorante alta que tiñe las paredes de la copa en la que se lo sirve. En nariz, se pueden descubrir notas a frutas cocidas, notas ahumadas y terrosas y un dejo balsámico. En boca es sedoso, con cuerpo y presencia. Sus taninos son redondos, no molestan y fueron los responsables del nacimiento de esta línea que surgió como resultado de una investigación realizada sobre su polimerización (proceso por el cual se estabiliza el color, disminuye el amargor y la astringencia y aumenta la sensación de complejidad y volumen en boca) Además, esta línea pasa 10 meses en barrica, este tiempo también ayuda a redondear los taninos del vino.

Degustación de productos elaborados en Bodegas Roda.
Degustación de productos elaborados en Bodegas Roda.
Bodegas Roda también tiene viñedos en la zona de Ribera del Duero, de ellos provienen las uvas con las que se elaboraron dos vinos que pude probar y disfrutar: Corimbo 2011 y Corimbo I 2009, ambos 100% Tempranillo (tinta del país) con alta intensidad de color y aromas interesantes con notas a frutas maduras, menta, vainilla y coco. En boca son vinos untuosos y persistentes.

Dentro de los productos que la bodega ofrece, también pude probar dos aceites de oliva: Aubucassa (100% elaborado con la variedad Arbequina de la DO de Mallorca) y Dauro, un tanto más intenso, elaborado con las variedades Arbequina, Koroneiki y Hojiblanca provenientes de la zona de Gerona.

El Bar de Vinos de Bodegas Roda invita a degustar todos los productos que allí se elaboran.
El Bar de Vinos de Bodegas Roda invita a degustar todos los productos que allí se elaboran.
Sin duda, Bodegas Roda es una bodega moderna, innovadora que esta y seguirá haciendo punta en la elaboración de excelentes vinos.
También, como contrapunto, visité la bodega Lopez de Heredia-Viña Tondonia, la cual es justamente lindera a Roda pero con una filosofía de elaboración de vinos completamente distinta: tradición e historia familiar transmitida de generación en generación son su sello característico.

La bodega está actualmente a cargo de la cuarta generación de la familia, María José López de Heredia es quien se encarga de la gerencia, Mercedes es la enóloga a cargo de la elaboración de los vinos y Julio es quien se ocupa de supervisar el trabajo en las fincas.

Toneles y filtro de sarmientos utilizado en Bodega López de Heredia.
Toneles y filtro de sarmientos utilizado en Bodega López de Heredia.
Bodega López de Heredia es la tercera bodega más antigua de la Denominación de Origen Rioja. Rafael López de Heredia vino de Francia luego del ataque de filoxera y compró las fincas de la bodega a un grupo de franceses. En 1867 se inauguró la bodega y partes de ella siguen aún hoy igual que como en esos días.

En Viña Tondonia el proceso de elaboración de vinos es un acervo familiar, una mística presente en la labor diaria arraigada en la tradición y la convicción de la validez y vigencia de sus métodos. Para citar sólo tres ejemplos que dejan a las claras este concepto puedo contar que las uvas aún hoy se cosechan en “comportas” de madera (recipientes de forma similar a un gran balde con capacidad para 80/90 kg de uva), que los filtros que se utilizan al descubar están elaborados con los sarmientos (ramas) de las vides y que para bajar la temperatura de la sala donde se encuentran los toneles, se abren las puertas ubicadas en cada extremo de la sala para formar una corriente de aire suficiente para mantener los toneles frescos, no existen modernos sistemas de refrigeración como se podría suponer.

Barricas que guardan grandes joyas de  Bodega López de Heredia.
Barricas que guardan grandes joyas de Bodega López de Heredia.
Me impresionó ver la firmeza con la que Paula López, encargada del área de Turismo, contaba el proceso de elaboración y los métodos utilizados. En su relato se hace evidente el fortalecimiento de la creencia en el propio modelo, en su idiosincracia. Esta filosofía es sin duda el legado de los antecesores, un compendio de cualidades y actitudes positivas con las cuales cada uno de quienes confirman el equipo de trabajo se siente plenamente identificado. Noté, durante mi visita, profesionalismo que se hace evidente en los productos que la bodega ofrece. Productos de calidad, diferenciados con una impronta personal clara y un respeto al consumidor fiel.

En López de Heredia se elaboran 800.000 kg de uva al año, los cuales equivalen a un número aproximado de 400.000 botellas.
La bodega cuenta con dos toneleros dentro de los empleados fijos de su staff, ellos son los encargados del mantenimiento de los toneles y de la elaboración de las barricas.
Tuve la suerte de ingresar a la “Sala de grandes reservas”, el lugar donde se guardan las “joyas” etílicas de la familia López de Heredia. Fue impresionante ver como se respeta y conserva el ambiente creado en años en un calado subterráneo de 6.900 metros cuadrados donde la temperatura constante es de entre 12 y 13 grados. Pude observar el penicillium (formación de hongos) sobre las paredes y los techos, y telarañas en todo el ambiente, este estado asegura que no habrá polillas que puedan perjudicar a las maderas o los corchos.

Barricas de roble fabricadas en las mismas instalaciones de la  Bodega López de Heredia.
Barricas de roble fabricadas en las mismas instalaciones de la Bodega López de Heredia.
En cuanto a la degustación de productos de la bodega, comencé con el Viña Tondonia blanco 1999, un vino elaborado con 90% de la variedad Viura y 10% de Malvasia. A la vista, su color ámbar puede dar idea de un vino tardío, su nariz es fina, compleja con notas a fruta, nuez. En boca es sorprendente, seco con buena persistencia gustativa. Un vino ideal para maridar con carnes blancas con salsas consistentes. El segundo vino degustado fue un tinto, Viña Bosconia Reserva 2003 con 5 años de crianza en barrica y otros 5 de estiba en botella. Se elabora con 80% de uva Tempranillo, 15% de Garnacha y el 5% restante de uvas Graciano y Mazuelo. Su color es rojo teja, en nariz despliega notas a fruta cocida y olores animales. En boca es persistente con un final un tanto secante. Este vino puede ser compañero ideal de carnes condimentadas.

El tercer y último vino que probé elaborado en la bodega fue el Viña Tondonia Reserva 2002, el cual tiene un paso de 6 años en barrica y otro tanto de guarda en botella. Los viñedos son altos y pobres bordeando al río Ebro. Su composición es la misma que en el vino anterior. A la vista presenta un color rojo rubí con reflejos teja. En nariz se pueden descubrir frutas cocidas y notas tostadas con aromas a vainilla. En boca, sus taninos son redondos y su cuerpo completa la boca, se lo puede acompañar de carnes con cocciones largas.

Túnel subterráneo de guarda de vinos históricos en  Bodega López de Heredia.
Túnel subterráneo de guarda de vinos históricos en Bodega López de Heredia.
El final de la visita a la Bodega Lopez de Heredia fue en su moderno Centro de Visitas, un contrapunto ideal con la intacta historia recorrida que permite ver el compromiso de la familia con las raíces, la tradición y la fidelidad de productos ofrecidos a su clientela.

Sin duda, La Rioja amerita un largo recorrido por la amplia oferta de atractivos que ofrece, recorrerla es disfrutarla y obtener imágenes imborrables en nuestras retinas.
Asignatura pendiente? A no dudar en cumplirla!

Fernando Armesto es sommelier profesional bilingüe. Docente y graduado en la Escuela Argentina de Vinos (EAV) reparte su tiempo guiando catas en Inglés y Castellano en forma freelance para distintas bodegas. Ante cualquier consulta, podés contactarte con él a: fernandoarmestosommelier@sentiargentina.com

Parte del portfolio de productos de  Bodega López de Heredia.
Parte del portfolio de productos de Bodega López de Heredia.