jueves , 6 octubre 2022
Home ›› DE TEMPORADA ›› En Chubut, Trevelin, valle de herencia ancestral y tulipanes en flor.
En Chubut, Trevelin, valle de herencia ancestral y tulipanes en flor.

En Chubut, Trevelin, valle de herencia ancestral y tulipanes en flor.

Por Bárbara Asnaghi (Especial)

Pasando la ciudad de Esquel hacia el sudoeste, sobre la ruta 259, descansa un pueblo de 9 mil habitantes enclavado en un valle rodeado de cordilleras. Trevelin, de nombre galés por el origen de la colonia que lo pobló en el siglo XIX, significa “el pueblo del molino” en ese idioma, dando ya un indicio de la actividad productiva de esta pequeña ciudad chubutense.

Pero además, cuenta con una fuerte herencia y presencia mapuche-tehuelche que se despliega a lo largo de la Sierra Colorada.

Los turistas lo recorren los 365 días del año. En invierno, esquían en el Cerro La Hoya y admiran los bellos picos nevados que lo circundan. También pueden optar por la bellísima zona de Sierra Colorada, en donde la comunidad mapuche-tehuelche ofrece opciones variadas como deslizarse con trineos artesanales o caminar con raquetas. Incluso, se pueden trasladar hasta el Monte Bianco, un centro de invierno junto al río Percy.

En otoño, emprenden cabalgatas guiadas por la misma Sierra, o eligen senderos de trekking. Uno de ellos es el que lleva, en el transcurso de dos horas, a través de imponentes bosques de lengas hacia el Lago Bagillt, un estanque de agua espejado de origen glaciar andino.

En primavera hay otras excursiones recomendadas, como la caminata de 20 minutos al Glaciar Torrecillas que culmina con la navegación de 40 minutos hacia Puerto Nuevo. Y en el campo, los tulipanes se yerguen y despliegan en octubre para esperar la llegada de turistas que lo visitan el fin de semana largo.

En verano, el sendero de Pozones en el Parque Nacional Los Alerces es elegido por locales y visitantes para refrescarse sin peligros, ya que cuenta con guardavidas. Los amantes de la pesca, además, pueden realizar la práctica de fly-cast, una modalidad que consiste en lanzar moscas artificiales utilizando únicamente el peso de la línea.

La oferta gastronómica es maravillosa. Un ejemplo es la posada familiar RukaKüwu (“Casa de Las Manos” en lengua mapuche), que ofrece platos ancestrales elaborados con productos locales y de estación, como hongos de ñire y de pino, llao llao, guisos de trigo y tortas fritas. Además, sus visitantes pueden dejar pintadas sus manos en las paredes.

La fundadora de esta posada, Daniela Beatriz Almendra Cayecul, nos dice que considera a su parador un rescate de la cultura mapuche que la vio nacer. Con los platos milenarios que se cocinan a diario en RukaKüwü, busca reparar el olvido al que se dejó a su pueblo. Es que, nos cuenta, sus ancestros mapuches no transmitieron la lengua a sus descendientes, producto del proceso de opresión y colonización que han vivido históricamente.

Sin embargo, de a poco y gracias a un interés por recuperar la riquísima historia de su pueblo, sus habitantes han comenzado a estudiar el idioma y a recrear algunas de sus tradiciones. Algo que RukaKüwü busca lograr también al ofrecer una parte de esta cultura culinaria ancestral a sus platos.
Una celebración a destacar es la del fin de año mapuche, también llamado WiñoyXipantuque se realiza en invierno (Pukem, en mapudungún). En este evento organizado por RukaKüwü en 2022, se realizaron ofrendas a los seres espirituales (Ngen), más precisamente al dios del fuego (Ngen-kütral). Una de estas ofrendas es el Muday, una bebida a base de trigo fermentado que Daniela también ofrece en su posada a los visitantes.

Trevelin es tan bello, que la Organización Mundial del Turismo (OMT) lo volvió a nominar para obtener el título del pueblo más lindo del mundo. Por eso hay que reservar con tiempo: los alojamientos están cubiertos desde marzo tanto en Trevelin como en Esquel para octubre de este año, como nos explicó José Secchi, guía de turismo de la ciudad. Sin embargo, una alternativa es alojarse en ciudades cercanas como Esquel (22 km), Corcovado (90 Km) o Cholila (120 km) y viajar a Trevelin para pasar el día y ver la floración de tulipanes, sugirió Secchi.

(Especial) Bárbara Asnaghi es periodista del Seminario Ruta 40 de la facultad de Periodismo y Comunicación Social UNLP .

Mas datos:
Cómo llegar:
En avión. El vuelo dura 4.35 hs hasta Esquel y luego en autobús o auto por la ruta 259.
En micro. La línea Dellepiane tarda 30 hs y media.
En auto desde:

  • Buenos Aires (por Bariloche) 1.886 Km
  • Buenos Aires(por Trelew) 2.086 Km

    Mas info aquí: https://trevelin.tur.ar/
    Tel. 02945 480120 / info@trevelin.tur.ar
    Facebook: https://www.facebook.com/TurismoTrevelinOficial/
    Instagram: https://www.instagram.com/turismotrevelinok/