viernes , 23 febrero 2024
Home ›› +CULTURA ›› Entre Ríos: Presentaron la investigación para declarar a Liebig patrimonio histórico mundial.
Presentaron la investigación para declarar a Liebig patrimonio histórico mundial

Entre Ríos: Presentaron la investigación para declarar a Liebig patrimonio histórico mundial.

Autoridades nacionales, provinciales y municipales presentaron a la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos el trabajo de investigación que fundamenta el pedido para que la Unesco declare el casco histórico de Pueblo Liebig como patrimonio histórico de la humanidad.

La entrega se realizó en Casa de Gobierno, en el marco de una reunión con integrantes de la Comisión Nacional, encabezados por su presidenta, Monica Capano, y el vocal, Pedro de Leyes; y estuvo a cargo de la presidenta de la Fundación Iapser, Mariel Ávila; la secretaria de Cultura, Francisca D`Agostino; el secretario de Gestión Cultural de la Nación, Federico Prieto; el intendente de Pueblo Liebig, Julio Pintos; el secretario Legal y Técnico de la localidad, Gastón Villanova; y funcionarios de la Comisión Administradora para el Fondo Especial de Salto Grande (Cafesg).

«La gestión de nuestro gobernador Gustavo Bordet ha puesto un claro énfasis en la conservación patrimonial y ha hecho grandes avances, sobre todo en la restauración y puesta en valor de edificios históricos. Este es un trabajo que lleva mucho tiempo, porque es una ciudad; y por el valor histórico, patrimonial, pero también cultural que tiene Liebig. Presentar este informe, antes de terminar la gestión, a la Comisión de Patrimonio, que continúa en gestión durante dos años más, es fundamental para que se continúe con este proceso. También acompañar al intendente para seguir tramitando esto y que podamos nombrar ese lugar maravilloso de todas y todos los entrerrianos como patrimonio de la humanidad», afirmó la secretaria de Cultura provincial, Francisca D´Agostino

La funcionaria resaltó que Liebig representa una particularidad debido a que se trata de “la construcción de una ciudad completa en relación a una industria. Todo el casco histórico y la fábrica estaba pensada para que funcione como una gran fábrica. Eso no sucede en muchos lugares del mundo, que toda una ciudad esté pensada en relación al trabajo que genera. Obviamente después Liebig fue creciendo y se fue extendiendo, pero eso es lo más destacable”, subrayó.

Por su parte, la presidenta de la Fundación Iapser, Mariel Ávila, recordó que el proyecto se viene trabajando desde hace dos años en forma articulada entre Nación, provincia y municipio, e indicó que la fundación que preside también hizo su aporte. En consonancia con D’ Agostino, aseguró que Liebig es un claro ejemplo de patrimonio, teniendo en cuenta el diseño del casco histórico de la ciudad. «Trabajamos en este proyecto que hoy se visualiza con una investigación para registrar el patrimonio y entregar este material al intendente, así como a autoridades nacionales que lo pondrán a disposición de la Unesco para que el pueblo sea declarado Patrimonio Histórico Mundial», dijo Ávila.

Los pasos para la declaración

Al referirse al encuentro, la presidenta de la Comisión Nacional de Monumentos señaló que «fue una reunión donde nos pusimos de acuerdo para que este sea el principio de un trabajo en vistas a la declaratoria de Liebig como patrimonio mundial». Hizo notar que Liebig ya está protegido a nivel nacional a través de un decreto, tiene protección a nivel provincial, “y vamos a mejorar esos mecanismos de cara al tema de la declaratoria de patrimonio mundial».

Destacó que la posibilidad de que Liebig acceda a esa distinción, tiene que ver con que «tiene un valor que se llama excepcional, ya que es un lugar impregnado por el mundo del trabajo. Lo que vamos a realzar en este caso, es lo que llamamos patrimonio industrial y vamos a intervenir para darle el marco y para que esto sea también un atractivo turístico, con todas las prevenciones que hay que tomar para que se proteja el patrimonio y que se pueda conocer».

Para ello, señaló que «habrá que seguir ciertos pasos, que son largos.Primero, hay que lograr entrar en la lista tentativa, para lo cual vamos a trabajar en el ajuste de todo lo que se ha venido haciendo hasta ahora. Venimos de la experiencia de la declaratoria de la ex Esma como patrimonio mundial, con lo cual tenemos una cierta experiencia ya que venimos trabajando desde hace años en esto. Va a ser un trabajo fundamentalmente participativo entre la provincia, el municipio y la Nación, a través de la Comisión».

Continuando con los pasos, precisó que «una vez que esté todo el material con los ajustes correspondientes, hay un Comité Argentino de Patrimonio Mundial que lo eleva a la Unesco para que este organismo, a través del ICOMOS (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios)», organización internacional no gubernamental asociada con la UNESCO, haga la evaluación correspondiente.

«Es un procedimiento largo pero hoy contamos con experiencia que antes no teníamos», finalizó.

La investigación

El intendente de Liebig, Julio Pintos, expresó que está “muy contento de dar este importante paso. Es un trabajo que se viene realizando hace mucho tiempo, cuando el gobernador de la provincia tomó la decisión de realizarlo. Tenemos el compromiso y la responsabilidad de continuar en este sentido”.

En tanto, el secretario Legal y Técnico de Pueblo Liebig, Gastón Villanova, informó que el proyecto cuenta con varias etapas. “Esta en particular es esencial para sentar las bases de la argumentación. Este documento, se elabora y eleva a la Comisión de Patrimonio para que, a su vez, a través de Cancillería sea remitido a la Unesco. Allí se inicia otra etapa, que es la evaluación del proyecto por parte de este organismo internacional. Villanova recordó que el proyecto está unido a uno de la vecina ciudad uruguaya de Fray Bentos, donde se declaró patrimonio a parte de una industria, a diferencia de Liebig donde el patrimonio es todo un pueblo.

Patrimonio histórico cultural

Desde 2012, Pueblo Liebig es patrimonio histórico y cultural de Entre Ríos, lo cual permitió preservar el valor arquitectónico y urbanístico de esa localidad del departamento Colón.

Liebig fue fundado en 1863, en el contexto de la actividad comercial de la Inglaterra victoriana en nuestra región. En aquella época se erigieron construcciones, hoy históricas, en su casco urbano, que es necesario preservar, al igual que la legendaria chimenea del frigorífico que más de una vez se intentó desmantelar, pero no fue posible por la resistencia de los vecinos.

Desde la sanción de la ley 10.147 esas construcciones deben mantener su impronta original. La normativa señala que todas las construcciones existentes en el radio urbano de esa localidad, sean privadas o no, “serán considerados lugar Histórico Cultural de Entre Ríos y quedarán sujetos al régimen de Monumento Histórico provincial”.

Detalles urbanísticos

En el trazado del pueblo se distinguen los distintos sectores que lo componen, bien diferenciados: la fábrica, el barrio de obreros y personal jerárquico. Esta diferenciación se deduce por la forma de agrupación de viviendas, tipos de acceso y detalles arquitectónicos. Las características de ésta arquitectura no tiene antecedentes locales, responde exclusivamente a tipologías de uso en Inglaterra, destacándose la excelente técnica constructiva.

En cuanto al esquema de organización del pueblo, los ejes de cada barrio forman un ángulo en cuyo vértice se encuentran las instalaciones industriales. De la administración y la fábrica partía la manga para acceso de animales, que atravesaba todo el núcleo urbano. A la vez formaba una barrera de separación entre los barrios: el pueblito y los chalets. En el pueblito residían capataces, obreros y demás personal administrativo. Allí estaba la escuela, el club Liebig y el establecimiento comercial, un gran edificio que servía de proveeduría, estafeta y sitio de reunión.

Las viviendas responden a tipologías muy simples, de largos frentes con zaguanes que eran acceso a dos de ellas, el que era marcado por un arco de medio punto que desembocaba en el patio, espacio común para todos, aunque se delimitaba cada propiedad por una cerca.

Otros edificios destacables son la biblioteca, el Lawn Tennis y la Oficina de Correos.
Sobresale el edificio el Mess, amplio y equipado para personal jerárquico sin familia y visitantes, y la suntuosa casa de visitas para los patrones de Europa.

En cuanto a materialización se observan excelentes mamposterías de ladrillos, estructuras de hierro y cubiertas de chapa de vistosas resoluciones con un elemento importante, las chimeneas. Las carpinterías en general son de madera y las galerías cerradas con tejido metálico.