jueves , 15 abril 2021
Home ›› +CULTURA ›› Inauguraron la exposición homenaje a Manuel García Ferré en el museo del humor

Inauguraron la exposición homenaje a Manuel García Ferré en el museo del humor

El Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires inauguró hoy la exposición Manuel García Ferré. Homenaje, en elMuHu – Museo del Humor (ex Munich de Costanera Sur), avenida de los Italianos 851.

La muestra es un recorrido por la trayectoria de este realizador, que incluye sus grandes personajes, publicaciones, películas y series de TV, con exhibición de originales y merchandising.

Foto-Inauguración-Muestra-Garcia-FerréDurante el acto de apertura, dijo el Ministro Hernán Lombardi: -“Manuel no sólo fue un artista, un creador extraordinario responsable de la alegría de varias generaciones de chicos y no tan chicos, sino además un hombre entrañable cuya amistad  es un honor que permanecerá siempre en nuestro corazón.”

La exposición podrá visitarse hasta el 3 de diciembre, de lunes a viernes de 11 a 18 hs.; sábados, domingos y feriados de 10 a 20 hs. Entrada: General: Jueves a domingos y feriados $10; lunes, martes y miércoles gratis. Menores de 14 años: gratis todos los días.

Don Manuel García Ferré nació el 8 de octubre de 1929 en Almería, España. Su infancia transcurrió durante la Guerra Civil Española y las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial.

Contaba Don Manuel que en aquella época solía hacer sus propios juguetes, con alambres, latas y objetos en desuso que encontraba. Su afán creador lo llevó a apasionarse por el dibujo desde muy chico, concibiendo personajes y mundos de ilusiones que lo ayudasen a sobrellevar aquel momento tan duro de su vida. Heredó de su madre, quien pintaba al óleo, la pasión por el dibujo.

Llegó a la Argentina a los 17 años. Trabajó como dibujante para agencias de publicidad, mientras estudiaba en la Facultad de Arquitectura.

De su vida en España y de sus primeros tiempos en Buenos Aires -se enamoró de nuestra ciudad para nunca más dejarla- datan hermosos dibujos del natural de los lugares que lo atraían y sorprendían diariamente, realizados con la línea sensible de aquel que pone el corazón en sus realizaciones.