martes , 16 enero 2018
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› Tu Próximo Destino ›› Conocer Bariloche por sus sabores, quiero estar ahí
Conocer Bariloche por sus sabores, quiero estar ahí.

Conocer Bariloche por sus sabores, quiero estar ahí

Por Fabiana Chércoles desde Bariloche.
En los últimos tiempos, abrieron sus puertas muchos establecimientos gastronómicos con una excelente calidad en los platos y la atención que brindan, manejados por jóvenes chefs con amplios conocimientos de los ingredientes presentes en la región.

Calamarettis salteados, Zucchinis grillados, Habas, Cilantro y jugo de lima, un plato en el El Casco Art Hotel.

El visitante sale a comer y a disfrutar. Experimenta nuevos sabores y se sorprende con nuevos platos.

Para muchos especialistas, hay una cocina basada en productos de la zona, así como una cocina europea moderna.

Basta con recorrer algunos platos hará adivinar el concepto: Carpaccio de Trucha, Strudel de Cordero, Trucha en su piel con paltas y dill, y frutas rojas del bosque con vinos malbec.

Curanto en Colonia Suiza.

El turista no debe dejar de recorrer los tradicionales lugares de curanto en Colonia Suiza, que todas las semanas transforman el almuerzo en una verdadera fiesta donde se come, se aprende y se disfruta del preparado de la espectacular comida regional.

Los chocolates y ahumados ya son una marca registrada en Bariloche. Una recorrida por el centro nos da la posibilidad de disfrutar de estos productos que ya son tradición en la ciudad.

Ahumados y licores.
El ahumado de truchas, ciervo y jabalí es una industria que lleva el sabor y el nombre Bariloche por el mundo. Es un producto de invalorable sabor, exquisito en su presentación y distinguido en el mundo gourmet.

Tradicional cordero patagónico.

Gracias a los modernos procesos de producción y de su gran variedad de presentación, los productos ahumados son fáciles de transportar y pueden adquirirse en sus diferentes variaciones.

Así un aperitivo o un plato principal pueden incluir carnes y quesos ahumados, patés de ciervos, jabalí y salmón ahumado, escabeches, embutidos acompañados de salsas y especias regionales. Los licores y las conservas se suman a estos productos regionales, ganando un gran espacio de un mercado en permanente crecimiento.

Langostinos empanados, un maridaje ideal para tomar una IPA en Cervecería Patagonia.

Una Nueva Cerveza
Los especialistas descubren en Bariloche el sabor de la nueva cerveza, la cerveza artesanal. No se equivocan al decir que la cerveza local usa la mejor materia prima: combina las mejores semillas, con agua increíble y un proceso de fermentación tan pausado como plácido.

Hay muchas posibilidades incluso se puede armar un tour exclusivo. En el centro y en los kilómetros, los nuevos locales, muestran los procesos de fabricación.

Más que tejidos y artesanías.
Los artículos regionales de San Carlos de Bariloche son una atracción indiscutible para el turismo en general. La cultura y la tradición de los pueblos originarios siguen vivas en tapices y tejidos trabajados a mano con lanas de oveja y de cabra. Los adornos y aros de plata también figuran entre los preferidos de la gente. La orfebrería se ha desarrollado en la ciudad y ha alcanzado estándares internacionales de producción. También son característicos los objetos de estas regiones, como adornos en cerámica, vidrio, hierro forjado, cobre y otros metales. Muchos de los talleres y distintas fábricas permiten la visita de turistas.

Bariloche presenta todas las opciones. Por ejemplo un asado en el “El Mangrullo”, un lugar para disfrutar y, relajar a orillas del río, después de una flotada por el Limay.

Las cremas y los aceites de rosa mosqueta y esencias de lavanda también merecen la atención del turista, como agregado a la oferta de productos regionales. Estos productos son requeridos en su mayoría por el turismo extranjero que reconoce la inmejorable relación precio calidad de la insipiente industria.

El mejor embajador: el chocolate.
Es básico en la experiencia del turista incorporar sensaciones a sus tiempos de descanso. Así los olores y sabores asociados al mar o lo ecléctico y maravilloso de los olores de una ciudad bañados por aromas de café o cocina, o el humo del asado, nos llevan invariablemente a un viaje, a un lugar y a los rostros de las personas que nos acompañan.

Las sensaciones se disfrutan inicialmente y se asocian definitivamente a un destino turístico. Eso es el chocolate para Bariloche. La sensación placentera del gusto y el olfato que cierra y acompaña al turista cuando regresa a su hogar. Y busca compartirlo. Un turista que convida chocolates de Bariloche está compartiendo su viaje. Y está recomendado el destino.

En materia de experiencia de sentidos, para coronar un viaje, el chocolate no tiene rivales.

El chocolate reconforta y es mágico en manos de un niño, se reinventa a sí mismo cuando es bombón o rama.

En materia de experiencia de sentidos, para coronar un viaje, el chocolate no tiene rivales.

El cacao ha vuelto a América, después de dos mil años, y ha elegido Bariloche para quedarse a Vivir.

Fotos: @sentiargentina y Emprotur Bariloche.
Bariloche ¡Quiero estar Ahí!
#VivíArgentina