domingo , 22 octubre 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› Sabores, Aromas y Colores ›› El emblemático comedor santafesino Quincho de Chiquito celebra su 50° Aniversario

El emblemático comedor santafesino Quincho de Chiquito celebra su 50° Aniversario

Nuevo_logo_quinchoUn 28 de agosto de 1965 abría sus puertas, en una humilde instalación a la vera del río, El Quincho de Chiquito de la mano de su creador, Agustín Uleriche. Cinco décadas después, se ha convertido en un icono de la gastronomía, la cultura y el turismo regional. En sus instalaciones, hoy se encuentran más de 2000 fotos que reflejan la historia de nuestro país. Una variedad de actividades sociales se preparan en el marco de los grandes festejos.

El reconocido comedor de pescados de la ciudad de Santa Fe “El Quincho de Chiquito”, cumplió el 28 de agosto de 2015 cincuenta años de vida. Por el pasaron reconocidas personalidades de ambiente político, cultural, artístico y fue sede de innumerables acontecimientos sociales, por lo que será una semana de actividades, reconocimientos y celebraciones.

DSC_0189En el marco del 50° Aniversario, la familia del comedor organiza una serie de propuestas que se concentrarán el próximo viernes 4 de septiembre, y las cuales cuentan con el acompañamiento del Gobierno de la Provincia de Santa Fe a través de la Secretaria de Turismo, y del Gobierno de la Ciudad de Santa Fe a través de la Subsecretaría de Turismo y de la Secretaría de Cultura.

Vale decir que los festejos incluirá la inauguración de una muestra pictórica, degustaciones como así también muchas sorpresas para los asistentes e invitados especiales.El objetivo de las celebraciones será resaltar la importancia del establecimiento gastronómico y su historia ligada a la ciudad de Santa Fe.

Palito Ortega en el Quincho de Chiquito con su creador, Agustín Uleriche.
Palito Ortega en el Quincho de Chiquito con su creador, Agustín Uleriche.

Un poco de historia:
Sus orígenes fueron en el década del 60 en la zona costera conocida como La Vuelta del Pirata. Allí, con humildes y precarias instalaciones a la vera del río, comenzó a brindar exquisiteces gastronómicas que rápidamente fueron difundidas por el boca a boca de la gente. A partir de ese momento, y gracias a las virtudes de su fundador, logró posicionarse como un lugar de culto para quien visitara la zona.

En la década del 80, y producto de terribles inundaciones, se mudó a la capital santafesina, en el actual emplazamiento sobre la costanera. Allí el ritual siguió su curso y con el correr del tiempo, distintas personalidades fueron marcando la esencia del lugar.

En la actualidad, y luego de la desaparición física de “Chiquito”, su esposa Mary Berón de Uleriche continuó con el legado y hoy es considerado un icono gastronómico y paso obligado para quien visita la ciudad de Santa Fe.