martes , 21 noviembre 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› Tu Próximo Destino ›› Virgen del Cerro: Devoción salteña
María es visitada por miles de peregrinos cada sábado. El respeto al otro y el turno de Oración es una constante

Virgen del Cerro: Devoción salteña

Por Fabiana Chércoles.
Salta tiene un Cerro donde una Advocación Milagrosa de la Virgen te espera: la Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús.

Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús

Todo aquel que busque, esperanza, alivio, consuelo, agradecimiento, y otras tantas necesidades, la virgen está presente. Se ve en la cara de cada peregrino que deposita su Confianza y Fe y, se abandona en sus brazos. Su presencia se siente en el alma, hay una energía y una paz inimaginables.

Desde que llegamos a Salta, una de nuestras actividades planeadas era ir al cerro cuando se encuentre María Livia. Fuimos a Oficina de Informes de Turismo de Salta sobre la calle Buenos Aires. Ahí te informan correctamente cuando estará ella, cómo llegar, a qué hora conviene ir, etc. Los empleados saben todas las novedades. No dejes de ir primeramente, así no tendrás sorpresas. Hay vendedores ambulantes cerca de la Catedral que ofrecen rosarios para “dejarle a la virgen del cerro”.

Todo aquel que busque, esperanza, alivio, consuelo, agradecimiento, y otras necesidades, la virgen está presente

Nos levantamos a las 7.30 y a las 8.00 hs ya estábamos subidas a un taxi, en 15 minutos llegamos. Este, nos llevó hasta el sector permitido para acceder un vehículo. Allí esperan ómnibus totalmente gratuitos para acercarte al sector llamado santuario. Todo el predio tiene una superficie aproximada de siete manzanas, y todo es el Santuario.
La ermita es la pequeña construcción donde se encuentra la Virgen.

También se puede acceder a pie, la senda indicada es la que nace en el portón de acceso al Santuario “El Porterito”, que si bien es un poco más larga, es la que tiene menor pendiente y se demora aproximadamente 40 minutos en subir a pié.

Los sábados los peregrinos van al Cerro con el corazón dispuesto a recibir todo lo que la Virgen ofrece como Madre generosa que es. Es un lugar de apariciones, por lo tanto es un Santuario

A medida que bajamos de los ómnibus los voluntarios identificados con pañuelos celestes en el cuello, piden silencio absoluto, así se mantiene el clima de oración y reflexión. Los carteles anuncian: “Lugar Sagrado Recinto de Oración. Mantenga Silencio”. En todo momento si olvidas esta consigna habrá un servidor que te lo recordará.

Muchos voluntarios, claramente identificados, trabajan para guiarte

A partir de aquí, todo está organizado. Muchos voluntarios trabajan para guiarte, en general jóvenes. Encuentras el sector de los buzones con mesa y biromes para poder escribir las “intensiones” que quieras. Cerca se encuentra la ermita de la virgen. Para llegar hay cordones que permiten hacer una cola ordenada. A medida que avanzas, de los árboles cuelgan millones de Rosarios, en cada uno hay depósito de Fe y esperanza. Es prácticamente el tipo de ofrenda única que se ve aquí. Los árboles tienen cientos de ellos en cada rama o cada sector que la caprichosa naturaleza a modo de perchero permite colgar uno tras otro, tras otro… y así logrando una red impresionante de cuentas flotando.

Ermita donde se encuentra la Virgen

El cielo luminoso, la gente avanzando, la música tenue, el silencio casi absoluto, hacen que este momento sea místico. Solo se escuchan los pájaros, la suave brisa y el rezo en voz baja de algún presente. Llegando dentro de la capilla, segundos son los que te permiten estar dentro. A los costados hay unas sillas con reclinatorios para que los peregrinos puedan quedarse unos minutos más sin entorpecer la cola. Pero es muy pequeño el lugar. Allí el amor de la Virgen María se ve manifestado, claramente. Es un lugar muy especial y experimenté una paz hermosa y una emoción increíble.

En el santuario no está permitido el consumo de comida ni bebidas, a excepción de agua. No se puede hacer pic-nic ni tomar mate. No se permite el uso de celular, para no interrumpir la paz reinante.
Recuerde que es un cerro. Concurra con ropa y calzado cómodo para caminar por caminos de tierra. Lleve un buen abrigo para la tarde y noche y algo liviano para el mediodía y primera hora de la tarde, ya que Salta es calurosa a la siesta, pero la temperatura desciende mucho a partir de las 17 hs. Gorra y protector solar son los recomendados. Hay mucha gente incluso con sombreros porque son más grandes que las gorras y el sol se siente. En ningún lugar hay kioscos, ni local comercial de ninguna clase.

El sábado, día que generalmente va María Livia, hay muchísima gente. Luego de ver la capilla nos dirigimos a hacer la cola para entrar al sector de oración, donde posteriormente se presentará María Livia y rezará el Rosario con todos los presentes. Realmente la organización es tan buena, que las colas avanzan rápidamente y son muy claros los ayudantes a la hora de informar a dónde dirigirnos.

De los árboles cuelgan millones de Rosarios, en cada uno hay depósito de Fe y esperanza. Ellos se ofrecen por la familia

Nos sentamos y esperamos aproximadamente dos horas.

El Santo Rosario se empieza a rezar a las 12:00 horas en punto. La música y cánticos de fondos hacen que el tiempo se pase rápidamente.

La idea es que desde el momento que se llega al santuario, hasta el final, se tome al día como “De retiro espiritual”, donde la reflexión, la conversación con el Señor y la oración sea lo único que pase por tu mente.

Luego del rezo del Rosario, comienzan a movilizarnos los servidores voluntarios para que ordenadamente vayamos formando filas. Uno al lado del otro, codo con codo, formando hileras largas es la propuesta que tiene la organización para que vaya pasando María Livia y rozando el brazo de cada peregrino, puedas recibir su bendición.

“María Livia le pide a la Virgen que golpee el Corazón de Su Hijo para que Éste se derrame sobre las personas que toca. Y es así, nos toca y nos vamos al suelo”. Es un momento emocionante, muy esperado por todos donde es así, más de un visitante se desploma y enseguida es sostenido por el personal que la ayuda.

María Livia es el puente que permite que la Virgen nos llene de mensajes

Los sábados la gente va al Cerro con el corazón dispuesto a recibir todo lo que la virgen ofrece como madre generosa que es. Sanaciones recuperaciones de adictos, nacimientos tan deseados, todas manifestaciones de la Fe que posee cada creyente… milagros que otorga la Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús.

María Livia es el puente que permite que la virgen nos llene de mensajes. Es la vidente que recibió el mensaje donde pide que se construya en el cerro Tres Cerritos un santuario. Hoy “Este lugar es un lugar de recogimiento, oración y silencio, si está de acuerdo continúe el ascenso”. Así dice uno de los anuncios en el Cerro…

Nosotras después de semejante experiencia salimos renovadas en la Fe con armonía y comunión con Dios. Salta…linda es poco.

#VivíArgentina
Fotos: Fabiana Chércoles. @sentiargentina