Miércoles , 23 Agosto 2017
BUENOS AIRES
    
Inicio ›› Tu Próximo Destino ›› Encuentro con los gigantes del mar. Con récord de turistas finalizó la temporada de ballenas 2014

Encuentro con los gigantes del mar. Con récord de turistas finalizó la temporada de ballenas 2014

La Ballena Franca Austral llega todos los años a las costas de Chubut para aparearse. Eligen la Península Valdés porque la forma de la península hace que las aguas sean tranquilas y allí se sienten protegidas para parir a sus crías. Esta especie de ballena tiene una callosidad en la cabeza que le confiere su identidad. Estas rugosidades de color amarillo son engrosamientos de la piel y permiten distinguirlas para su investigación.

Más de 300 mil personas ingresan en el año a Península Valdés, y alrededor de 100 mil turistas realizan anualmente el avistaje de ballenas. Este se realiza de junio a diciembre en Puerto Pirámides, Península Valdés, sitio declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en 1999.

Avistaje embarcado de ballenas.
Avistaje embarcado de ballenas.
Cien mil turistas se embarcaron en 2014.
El secretario de Turismo y Áreas Protegidas del Chubut, Carlos Zonza Nigro, calificó como “altamente positiva” la temporada de ballenas 2014, que empezó en junio pasado y aseguró que “el período junio-diciembre registró un récord de turistas embarcados”.

Según los datos oficiales que maneja esa repartición, en la temporada 2014 se embarcaron 99.979 turistas para realizar los avistajes en el Golfo Nuevo, sobre la cara sur de Península Valdés, lugar al que todos los años llegan ejemplares de ballena franca austral para cumplir con su ciclo vital de procreación y alumbramientos.

“Estamos muy contentos porque no sólo se incrementó el número de turistas que hicieron avistajes embarcados desde puerto Pirámides, sino que hubo un incremento en la cantidad de ballenas de acuerdo a relevamientos que realizaron especialistas”, explicó Zonza Nigro.

Las embarcaciones tienen capacidad entre 20 y 70 pasajeros, zarpan diariamente y a pocos minutos de abandonar la costa, se realizan los primeros avistajes.
Las embarcaciones tienen capacidad entre 20 y 70 pasajeros, zarpan diariamente y a pocos minutos de abandonar la costa, se realizan los primeros avistajes.
Esto último se produce “porque tenemos un control estricto fijado por la política de conservación y cuidado de la especie, lo cual se hace en compañía de organizaciones especializadas”.
El avistaje embarcado.

La actividad de avistaje embarcado de ballenas comienza a formalizarse institucionalmente como un atractivo turístico a partir del año 1983, cuando se aprueba la ley Nº 2381 que comienza a regular al prestación de este servicio.

Los avistajes embarcados sólo se pueden realizar en Puerto Pirámides, donde hay varias empresas que realizan oficialmente esta actividad. Puerto Pirámides se encuentra a 100 km. de Puerto Madryn, por ruta de asfalto. Las embarcaciones tienen capacidad entre 20 y 70 pasajeros, zarpan diariamente y a pocos minutos de abandonar la costa, se realizan los primeros avistajes. Las excursiones tienen una duración promedio de una hora y media. Algunas empresas ofrecen el servicio de avistajes en semirrígido. Esta actividad está sujeta a condiciones climáticas.

Ver a la Ballena Franca Austral es una experiencia única e inolvidable.
Ver a la Ballena Franca Austral es una experiencia única e inolvidable.
Las ballenas no forman manadas sino que se desplazan en forma solitaria. Se las puede ver en parejas de cópula o madre-cría. Saltan con frecuencia, también permanecen largo rato con la cola fuera del agua, golpean la superficie con las aletas y cola provocando explosiones de espuma de mar. Son muy curiosas, suelen asomarse verticalmente en una posición conocida como “de espionaje.”

Ver a la Ballena Franca Austral es una experiencia única e inolvidable. Aprender a respetar los tiempos de los enormes mamíferos para acercarse, contemplarlas en silencio, y saber esperar el acercamiento o las acrobacias de las ballenas son momentos necesarios en esta excursión.

Los más afortunados serán testigos de los majestuosos chapuzones de las ballenas. Los saltos tan preciados por los amantes de la fotografía, disparan grandes cantidades de agua alrededor de estos animales. Y el sonido en el agua se convierte en un eco sorprendente que rebota en los acantilados de la costa por varios segundos.
Las ballenas son parte del paisaje en las costas de Chubut. En la ciudad o en pleno contacto con la naturaleza, siempre están ahí.

El Doradillo, es el atractivo principal es el avistaje costero de la Ballena Franca Austral.
El Doradillo, es el atractivo principal es el avistaje costero de la Ballena Franca Austral.
El avistaje costero.
Este avistaje es una experiencia increíble. La ciudad cuenta con un frente costero de más de 3 kms, donde se puede observar a la ballena Franca Austral, considerado Monumento Natural Nacional. Como en otras ciudades turísticas costeras con mar, es posible contemplar el color azul y el movimiento de sus aguas, pero pocas veces tendrás la posibilidad de ver el “jugueteo de las ballenas” Si bien dichas costas no son de cantos rodados y profundos como las playas de El Doradillo, pero desde las avenidas principales se las puede observar saltando, mostrando la cola o simplemente transitando cerca de la costa.

En el Ârea Protegida “El Doradillo”, que está ubicada a 15 km de la ciudad de Puerto Madryn abarcando un área paralela a la costa de 3 km de ancho, extendiéndose desde Punta Arco hasta Cerro Prismático a lo largo de 25 km, el atractivo principal es el avistaje costero de la Ballena Franca Austral, (Eubalaena australis) que se congrega allí cada año entre los meses de Mayo a Octubre para reproducirse y amamantar sus crías.

La fisonomía de sus costas hace más atractivo y exitoso el avistaje, de manera que pueden contemplarse estos enormes cetáceos a sólo escasos metros de la playa, teniendo en cuenta los horarios de marea alta los cuales se pueden consultar en los centros de informes turísticos. Desde hace más de 20 años, este sitio se ha destacado por concentrar la mayor cantidad de ballenas, particularmente madres con sus crías.

La Ballena Franca Austral llega todos los años a las costas de Chubut para aparearse y parir a sus crías.
La Ballena Franca Austral llega todos los años a las costas de Chubut para aparearse y parir a sus crías.
El Doradillo está incluido dentro de los límites del Área Natural Protegida Península Valdés, Patrimonio de la Humanidad, lo que sirve de marco para seguir avanzando en el camino de la conservación de la especie en la zona.

En el año 1999, Fundación Patagonia Natural construyó el Observatorio Punta Flecha con su objetivo de desarrollar tareas de investigación, educación e interpretación sobre las ballenas y el ambiente costero. Se encuentra ubicado en una elevación de 21 metros sobre el nivel del mar, flanqueado por la playa Las Canteras y El Doradillo. Este espacio se ofrece a visitantes residentes y turistas atraídos por las ballenas, deseosos de recibir información e interpretar lo que contemplan. Sirve de base operativa para investigadores de distintas disciplinas y para guardafaunas y guardaparques que realizan tareas de control en el área.

Las excursiones tienen una duración promedio de una 1 y media.
Las excursiones tienen una duración promedio de una 1 y media.
Desde el 2004 se realizan actividades de educación ambiental y de concientización destinadas a alumnos y docentes de la ciudad y la Patagonia, enmarcadas en los Programas Educativos: Los chicos de Madryn reciben a las ballenas (Secretaría de Turismo Puerto Madryn) y Punta Flecha (Fundación Patagonia Natural).

En la zona “El Doradillo” la fauna autóctona se hace presente a través de guanacos, maras, zorros, peludos y otras especies típicas de este ecosistema semidesértico. Las características del área permiten el desarrollo de otras actividades recreativas, además de las típicas de un ambiente costero (sol, playa, trekking, mountain bike), como la fotografía de naturaleza y la observación de aves (birdwatching).

¿Querés saber más?: Monitoreo satelital de ballenas.
Como responsables de respetar el desarrollo de esta etapa de reproducción, es que se estudia posibles disturbios. Es así que hace pocos días comenzó con éxito el monitoreo satelital de Ballenas Franca Austral. Con la colocación exitosa de cinco dispositivos de seguimiento satelital a ejemplares de Ballena Franca Austral de Península de Valdés se completó la primera etapa piloto del proyecto que busca establecer las posibles rutas migratorias, los espacios oceánicos utilizados como áreas de alimentación por esta especie, y tratar de aclarar las causas de mortandad de ballenatos registrados en los últimos años.

Así lo dio a conocer Guillermo Harris, Director Argentino de WCS y coordinador del proyecto quien indicó que “conocer donde se alimentan las ballenas francas y las rutas de migración que usan para llegar a esos sitios ha sido una anhelo de mucho tiempo y ahora la tecnología ha llegado al punto en el cual se pueden colocar dispositivos en las ballenas con disturbios mínimos”. Los dispositivos satelitales utilizados son de última generación, de acero quirúrgico y fueron colocados por expertos internacionales, con el monitoreo de un veterinario especializado; y después de unos noventa días se eliminan íntegramente del cuerpo dejando atrás apenas una pequeña cicatriz en la piel. Ya fueron probados con éxito en otras especies, sin consecuencias negativas para los animales o el ambiente. El proyecto responde a recomendaciones de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), en la cual la Argentina cumple un rol fundamental, para el desarrollo de un Plan de Manejo para la Conservación (CMP) de la Ballena Franca Austral.

Recomendaciones para visitar el Área Natural Protegida.
Utilice caminos y accesos señalizados, conduciendo con precaución no abra caminos nuevos
Colabore llevándose los residuos generados por su visita.

Evite incendios. Haga fuego solo en sitios permitidos. No utilice la flora autóctona.
Durante la temporada de ballenas no está permitido realizar actividades náuticas. (Ley 4722)
No se permite cazar, molestar ni capturar animales.
No se permite circular por la playa con vehículo.
No se permite la extracción de áridos.
Se permite la pesca desde la costa.
Cuide la cartelería.
En caso de dudas, consulte a los guardaparques.

La ballena franca austral.
Distribución: Hasta los mares del hemisferio sur, entre los 30° y los 50° de latitud sur.
Dimensiones: Entre 13 y 18 m; los machos suelen ser más pequeños.
Peso: Entre 30 y 45 toneladas.
Características morfológicas: De cuerpo robusto y muy voluminoso, de color negro grisáceo, con manchas irregulares blancas en la superficie ventral y el dorso. Se destaca por carecer de aleta dorsal y por el gran tamaño de su cabeza que presenta numerosas callosidades, que dada su forma y disposición, sirven para identificar a cada ballena, cual si fueran sus huellas digitales.

Comportamiento general: Vive en grupos pequeños, dependiendo de la época del año, la edad y el sexo. Alterna un periodo de alimentación en aguas abiertas y frías, con otro de reproducción en aguas templadas y costeras. Tiene un lenguaje corporal a través de cual se comunica con sus pares, saltando reiteradas veces, sacando fuera del agua la aleta caudal y golpeteando en la superficie del agua.

Alimentación: Se alimenta principalmente de zooplancton, siendo el krill la especie más común en su dieta. Su estrategia de alimentación consiste en nadar lentamente con la boca abierta. De esta manera, el agua sale por las hendiduras entre las barbas y el krill queda atrapado dentro.

Reproducción: En Sudamérica, las zonas de reproducción y crianza están limitadas a la Península Valdés, en Argentina y a las costas de Santa Catarina, en Brasil. Las cópulas ocurren con mayor frecuencia en Septiembre y comienzan con un grupo de machos que cortejan a una sola hembra. La gestación dura 12 meses. Suele parir una cría cada tres años. La ballena vive entre 50 y 70 años.

Estado de Conservación: Durante los siglos XVII y XVIII, las ballenas fueron perseguidas, con el fin de comercializar su aceite, grasa y barbas. Actualmente, la explotación del krill, el aumento del tráfico naviero, la alteración antrópica de sus áreas de alimentación, reproducción y cría y, la contaminación de los mares, las han colocado en grave peligro.

LINK’s RELACIONADOS:
* Adrenalina y tranquilidad, naturaleza y cultura, mar y cordillera. Viví, sentí, descubrí Chubut
* Temporada de aventura
* Puerto Madryn, naturaleza presente
* Playas de Chubut, aguas cristalinas y veranos cálidos
* El Eistedffod: una tradición galesa en el valle del Chubut
* Prepara el mate que te cuento los datos

Fuente: Secretaría de Turismo y Áreas Protegidas del Chubut. Fotos: sentiargentina.com